sábado 18 de abril de 2009 - 4:28 AM

A juicio Álvaro Araújo y su hijo

Por su presunta responsabilidad en el secuestro del dirigente político de César Víctor Ochoa Daza, un fiscal de la unidad antisecuestro llamó a juicio al ex gobernador del Cesar, Álvaro Araújo Noguera, y a su hijo, el ex senador Álvaro Araújo Castro.

La determinación fue sustentada en pruebas que respaldarían los delitos de concierto para delinquir, secuestro y constreñimiento que pesan en contra de los implicados de padre e hijo.

'Ambos fueron afectados con la decisión por su presunta responsabilidad en el delito de secuestro extorsivo agravado', dijo la Fiscalía al oficializar la determinación y agregó que 'Araujo Noguera también fue acusado como presunto responsable de concierto para delinquir agravado'.

Según las investigaciones, el secuestro de Víctor Ochoa Daza, cometido el 13 de enero del año 2002, se cumplió por ordenes del extraditado jefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo alias Jorge 40.

Del plagio dio cuenta el propio Víctor Ochoa, quien manifestó que en enero del 2002, cuando aspiraba a una curul en el Senado de la República, los Araújo habrían instigado a Rodrigo Tovar Pupo para que lo secuestraran.

Esta decisión se muestra acorde con los argumentos que en su momento propuso el magistrado Alfredo Gómez Quintero, integrante de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, quien explicó que la orden de captura con la que había sido cobijado el hoy ex senador Araújo obedeció a que se hallaron indicios suficientes que lo relacionaban con grupos armados ilegales.

En ese momento Gómez Quintero expresó que la situación más grave es la del senador Araújo Castro 'por cuanto al cargo de concierto para delinquir imputado se le sumó al de secuestro extorsivo agravado'.

CASO OCHOA DAZA Tan pronto se conoció de las investigaciones contra el senador Araújo, fueron allegadas toda clase de pruebas y testigos que ratificaban esas relaciones.

Uno de ellos fue Víctor Ochoa Daza. De acuerdo con su versión, el propósito de la confabulación de Álvaro Araújo Castro con los paramilitares era arrebatarle todo su caudal electoral.

Para la época del secuestro, los Araújo y los Ochoa Daza eran socios políticos, tanto que en las elecciones regionales del 2000 habían trabajado juntos para llevar a la Alcaldía de Valledupar a Elías Ochoa Daza, hermano del denunciante quien se desempeñó como cónsul de Colombia en Barquisimeto, Venezuela.

Posterior al plagio, los paramilitares habrían presionado a Juana Bautista Ramírez, quien ocupaba el segundo renglón de la lista al Congreso, para permanecer en ese lugar y facilitar así el ingreso de Álvaro Araújo a la cabeza de lista, como parte de un arreglo para lograr la liberación de Ochoa Daza.

Esa versión fue confirmada por Bautista Ramírez, quien señaló en su momento que esa fue la estrategia bajo la cual Araújo Castro se apoderó de los votos del Movimiento de Renovación Liberal, MRL, y logró llegar al Congreso en el 2002.

La denunciante manifestó que lo dicho se podría corroborar en los datos de la Registraduría del Estado Civil.

En el 2002, Araújo decidió lanzarse al Senado, después de estar dos períodos en la Cámara como representante de Cesar. En ese entonces obtuvo 77.916 votos, uno de los guarismos más altos en todo el país.

En la actualidad los dos dirigentes políticos de la costa están privados de la libertad.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad