domingo 02 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Avicultores no pondrán los huevos en un solo canasto

Los avicultores ya tienen definida su hoja de ruta en materia de exportaciones.

Si bien es cierto que no van a descuidar el mercado interno y menos el venezolano dada su cercanía, (factor que les permite competir con Brasil y Argentina), los huevos no los van dejar en el mismo canasto.

Es más, están convencidos de que lo pueden lograr, pues desde el mismo momento en que se habló de un tratado de Libre Comercio, TLC, con los Estados Unidos, el sector entró en una reconversión total. Se pellizcaron.

Hoy, la industria avícola es moderna con tecnología de punta, eficiente y competitiva.

Pues bien, con esa fortaleza se le van a medir a mercados que hace cinco años ni siquiera eran un sueño avícola, pues estaban en el pedestal de los imposibles.

Para Jorge Enrique Bedoya Vizcaya, director ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores, Fenavi, si bien ya se llega con patas de pollo a la China y se van con huevos para Emiratos Árabes, le apuntarán al Japón con filetes finos de pechuga, cortes especiales para los países musulmanes y huevo pulverizado para los asiáticos, que es de gran demanda.

'En ese mercado musulmán tenemos un factor que nos juega a favor. Por su cultura, ellos no consumen carne de cerdo, lo que significa que es un eslabón menos en la competencia de carnes', agregó.

El as

En esas pretensiones exportadoras, según Bedoya Vizcaya, el sector tiene un as bajo la manga y dentro de 6 a 8 años (en proyecciones de crecimiento es poco tiempo) se tendrá otra carta que dará la movilidad de un caballo en el tablero del ajedrez.

'Somos libres de influenza aviar y eso es fundamental. Mientras el mundo cierre mercados por la aparición de cepas de esa enfermedad, nosotros no la tenemos, y los programas del Gobierno sumados a los nuestros, blindarán al país contra ese flagelo. Es decir, tenemos muchos mercados abiertos de entrada', agregó el directivo.

Respecto a la segunda carta, el directivo de Fenavi dijo que a partir de 2009 se trabaja en zonas pilotos para certificarlas libres de New castle, como por ejemplo, el proyecto que se adelanta en La Mesa de los Santos, en Santander.

'Hay países donde el New Castle no es problemas, pero para otros sí. Queremos estar libres para no tener el mínimo de los tropiezos en el mercado externo', agregó.

Y al estar libres de esas dos enfermedades, se podrá llegar a cualquier lugar del mundo.

¿Y el maíz?

Bedoya Vizcaya no desconoce que el maíz sigue costoso y que el dólar abruma con su volatilidad.

Antes un dólar barato, producto de la revaluación, ayudaba a mitigar los altos precios en el mercado internacional de maíz y soya, las dos materias primas fundamentales (70%) en la dieta de los aves.

'El petróleo barato hará que el maíz vuelva a sus antiguas cotizaciones. Pero no podemos depender de esas fluctuaciones, por lo que hay que acometer proyectos que siembren maíz pero no para vender harina, sino que el producto final sea un kilo de proteína animal', agregó.

Los avicultores en el Congreso Nacional Avícola, pusieron sobre la mesa lo que será la avicultura de la próxima década: cercana a los puertos de exportación y en zonas especiales.

Es decir, van tras la Agroavicultura.
Le apuntarán a proyectos como La Fazenda en los Llanos Orientales, que involucra producciones de sorgo, soya y maíz, en más de 15 mil hectáreas con avicultura y porcicultura, al lado de las eras.

Esos modelos son práctica común en Brasil, México, Estados Unidos y Argentina.
Pues si se quiere competir hay que buscar los modelos de eficiencia.
Y nuestros avicultores, van a darse esa ‘pela’.

Se necesitan 600 mil

Y es que para atender la demanda de la industria avícola, hay que sembrar más de una parcela.

Las cuentas son simples. Importan 3 millones de toneladas anuales de maíz, lo que significa que para poder atender esa demanda hay que plantar 600 mil hectáreas, con producciones de 5 toneladas, que es una media, si bien mucho más alta que el promedio nacional, que se podría lograr en programas que manejen verdaderos paquetes tecnológicos.

Es decir, hay que plantarles 300 mil hectáreas semestrales. ¿Pero dónde están?
De acuerdo con Fenavi, las zonas especiales avícolas podrían situarse en el Magdalena Medio Santandereano, Córdoba, sur del Cesar y baja Guajira.
De acuerdo con Rigoberto Ovalle Pinzón, presidente de la junta nacional de Fenavi, hay que trabajar en 'política de autonomía alimentaria  que nos permita integrarnos en un sinergia de gana-gana con la agricultura de granos, para no depender de las importaciones'.

Para el directivo, es la 'hora de pensar en un producción competitiva de maíz y fríjol soya, pero atada a la industria pecuaria, su consumidor natural'.

Hacia Venezuela

Un camión cargado de huevos o carne de pollo con destino a Venezuela, demora cinco horas y en otras tres, ya está en manos de los potenciales consumidores.
Esa cercanía es la que les permite a los avicultores colombianos pelear ese mercado con las industrias brasileras y argentinas, muy fuertes a la hora de producir huevo y pollo.

De acuerdo con Fenavi, en lo que va corrido del 2008 el mercado venezolano ha sido de gran dinámica.

A corte de julio, las ventas llegaron a US$30 millones, cifra que se espera doblar al finalizar diciembre de este año.
Si se miran las ventas de 2007, que llegaron a US$12 millones, significa que a mitad de 2008 ya se han incrementado más del 100%.

Y como van las cosas, según Fenavi, pues no ha habido contratiempos y se ajustaron pedidos y pagos, las ventas en 2009 podrían superar los US$200 millones.
Y es que Venezuela tiene una alta necesidad de proteína animal, al punto que en Colombia está una delegación con el fin de certificar otras seis nuevas plantas de sacrificio de pollo.

Ya están certificadas 9 plantas de pollo, 20 granjas de producción de huevo y 34 de material genético.
Esas visitas comenzarán esta semana y significa que requieren más producto.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad