miércoles 23 de septiembre de 2009 - 10:00 AM

Brasil y España exigen a Micheletti respeto a Zelaya y a embajada de BrasilNueva York, EFE

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, y el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, hicieron un firme llamado al gobierno de facto de Honduras para que respete la integridad de la embajada brasileña en Tegucigalpa y del derrocado presidente hondureño, Manuel Zelaya, refugiado en ella.

Lula y Zapatero se reunieron en Nueva York, donde ambos asisten a la cumbre sobre cambio climático, organizada por Naciones Unidas, y mostraron su 'preocupación' por la 'frágil' situación que atraviesa Honduras, según explicó a los medios de comunicación el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

España está manteniendo contactos informales con las autoridades de facto hondureñas y con personalidades de la vida política y social del país para garantizar que no se viole la integridad de la misión diplomática brasileña, apuntó Moratinos, quien habló telefónicamente con Zelaya.

Tanto Brasil como España están preocupados con la posibilidad de que la situación 'se desborde' y corran riesgo tanto Zelaya como el personal que permanece dentro de la Embajada, que se encuentran prácticamente sin alimentos y sin agua, según el jefe de la diplomacia española.

Micheletti promete respetar embajada


El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, aseguró al gobernante de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que respetará la embajada brasileña en Tegucigalpa, que aloja al depuesto mandatario hondureño, Manuel Zelaya.

'Le digo públicamente al presidente Lula da Silva: nosotros vamos a respetar su sede, porque esa es tierra del Brasil y la vamos a respetar, siempre y cuando ellos contesten a nuestras peticiones', expresó Micheletti en declaraciones a la prensa en la Casa Presidencial.

Por sus propios medios


La ministra de la Presidencia de Brasil, Dilma Rousseff, reiteró que el depuesto mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, llegó a la embajada brasileña en Tegucigalpa por sus propios medios y dijo que acogerlo era una cuestión de 'derechos humanos'.

'El hecho de que haya entrado a la embajada no significa en ningún momento que Brasil le incentivó, adoptó o dio algún tipo de apoyo', declaró la ministra, quien subrayó así lo declarado por el gobernante brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, que le pidió a Zelaya que mantenga la calma y no dé argumentos a las autoridades golpistas para una violación de la sede de la embajada brasileña.

LA VOZ DEL EXPERTO
Llamado a la calma


El Presidente del Senado brasileño, José Sarney,  consideró que 'la obligación de Brasil es más que acogerle, es luchar para que lo que ha pasado en Honduras no vuelva a repetirse en ningún otro país'.

'Estados Unidos pide a todas las partes que permanezcan en calma y que eviten cualquier acción que pueda provocar violencia en Honduras y provocar daño o riesgo a cualquier persona', explicó el representante de EU Ian Kelly.

'Ahora que el presidente Zelaya volvió, sería oportuno devolverle su puesto' y 'seguir adelante con las elecciones previstas para noviembre, tener una transición pacífica de presidentes y devolver a Honduras el orden democrático y constitucional', dijo la Secretaria de Estado de EU Hillary Clinton al encontrarse con Arias en Nueva York.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad