sábado 25 de julio de 2009 - 7:09 PM

Candidato de partido opositor hondureño afirma que "no hay inocentes" en el golpe a Zelaya

El candidato del opositor Partido Nacional hondureño, Porfirio Lobo, afirma que "no hay inocentes" en el derrocamiento del depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, que fue, en su opinión, consecuencia directa de los conflictos internos en la cúpula de poder.

En una entrevista publicada hoy por el diario alemán "Frankfurter Zeitung", Lobo asegura que el propio Zelaya fue "quien más contribuyó" al clima de "permanente confrontación" en el seno del gobernante Partido Liberal.

Asimismo, critica como "atípico" el derrocamiento del presidente depuesto a través de la "violencia militar" que, a su juicio, ha tenido como consecuencia un incremento de la pobreza y el desempleo en Honduras.

Por ese motivo, insistió en pedir a la comunidad internacional que no se "castigue" a la población con el retiro de la cooperación destinada a programas sociales en represalia por los conflictos políticos.

"Se pueden imponer sanciones contra un Gobierno y condenar su actuación, pero suspender las ayudas que benefician a la gente más sencilla, no tiene ningún sentido", apunta.

Lobo añade que la crisis institucional en Honduras no la han provocado los más desfavorecidos "sino el Gobierno" del país.

Honduras fue suspendida de la Organización de Estados Americanos (OEA) tras el derrocamiento de Zelaya y se ha quedado sin poder acceder a la financiación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Además, el Banco Mundial congeló fondos destinados a este país, el tercero más pobre de América Latina, por 270 millones de dólares.

Honduras afronta una profunda crisis política desde el pasado 28 de junio, cuando Zelaya fue derrocado y sacado del país por los militares.

El Congreso nombró en su lugar a Roberto Micheletti, hasta entonces presidente de la cámara baja, quien no cuenta con el reconocimiento internacional.

El derrocamiento se produjo el mismo día en que Zelaya pretendía llevar a cabo una consulta popular con vistas a una reforma constitucional, a pesar de que había sido declarada ilegal por varias instituciones del Estado.


Con todo, el Gobierno anunció que las petroleras que operan en Bolivia iniciaron la perforación de ocho pozos de desarrollo para aumentar las reservas de gas y petróleo y que también se realizan tareas de exploración en otros cinco yacimientos.

El Ejecutivo también destacó la presencia de firmas como la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) o la india Jindal, como muestra de que "hay empresas que creen en Bolivia".

Los planes están en marcha y las inversiones anunciadas. Sin embargo, pasará al menos un año, según la opinión de los expertos, para que Bolivia pueda autoabastecerse nuevamente de combustibl

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad