martes 02 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Caos se tomó a Bogotá por huelga de transporte público

El caos se tomó ayer a Bogotá, a causa de los disturbios generados por la huelga indefinida de más de 16.500 vehículos de transporte público de la Asociación de Pequeños Transportadores (Apetrans), que reclama ser incluida en el nuevo Sistema Integrado de Transporte Público.

Los principales puntos de conflicto se concentraron en los extremos de la ciudad, especialmente en los barrios del sur, donde varios autobuses fueron apedreados y se registraron enfrentamientos con la Policía, que terminaron con la detención de 24 personas, de las que nueve fueron judicializadas al cierre de esta edición. No obstante, hasta 250 autobuses sufrieron destrozos por los ataques de los manifestantes, que pretendían boicotear a las compañías que no se sumaron a la huelga.

'No es un paro; es una presión que no podemos aceptar, no estamos de acuerdo', dijo ayer el alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, que advirtió de que 'los intereses de unos pocos están perjudicando a millones de usuarios, no podemos aceptarlo'.

Moreno consideró que los ciudadanos 'quieren y anhelan un sistema de transporte eficiente, rápido, económico, de total y de absoluta cobertura, y no desafortunadamente la desorganización que tenemos hoy'.

Apetrans convocó el paro de cerca de sus cerca de 16.500 buses, busetas y transportes colectivos desde las cero horas de ayer, con el objetivo de presionar a la Alcaldía y ser incluidos en el marco del nuevo Sistema Integrado de Transporte Público (SIPT), del que consideran que han quedado relegados.

El SIPT, que promueven las autoridades locales, busca reorganizar el desordenado servicio de movilización ciudadana en Bogotá (rutas, tarifas, frecuencias, paradas, etc.), e incluye modos complementarios de traslado como los trenes de cercanías y un futuro metro.


Se activa cláusula antiterrorismo

El Ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia Cossio, informó a la opinión pública que debido a los incidentes violentos que se presentaron en Bogotá por el paro de transportadores, donde se vieron afectados los miembros de este gremio que salieron a trabajar normalmente, se activó la cláusula décima de la póliza antiterrorismo con el objetivo de proteger a los vehículos que apoyan el transporte público en el Distrito Capital.

'Los transportadores le habían pedido al Alcalde mayor que una vez activada esta póliza desde hoy hasta mañana a las 12 de la noche, ellos prestarían el servicio', indicó el ministro Valencia Cossio.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad