jueves 26 de noviembre de 2009 - 5:08 AM

Cede la seguridad democrática, según la Corporación Nuevo Arco Iris

Un informe de la Corporación Nuevo Arco Iris reveló que la política de seguridad democrática es débil a la hora de combatir las nuevas bandas criminales, que el estudio denomina como neoparamilitares.


De acuerdo con León Valencia, director de la Corporación, aún quedan 11.000 combatientes que hacen parte de los reductos de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc).

"Hay una proliferación y expansión de una nueva generación de paramilitares, el caso emblemático es Medellín. Allí vamos a volver a tener alrededor de 2.000 homicidios el año 2009. Esa cifra es igual a la del 2003", explicó Valencia.

El experto en temas de seguridad sostuvo que una de las principales causas de la nueva problemática de los llamados neoparamilitares fue el rompimiento de negociaciones con los ex jefes paramilitares.

La Corporación Nuevo Arco Iris argumentó que la política de seguridad del Gobierno llegó al tope, algo que se sintió sólo hasta el año pasado y que en el 2009 se acabó de debilitar por falta de recursos, lo cual ha causado que los grupos al margen de la ley recuperen territorio.

Según León Valencia, por la falta de una política más eficaz, ahora las bandas criminales han superado las acciones ilegales tanto de las Farc como el Eln juntos.

Aunque la preocupación son los nuevos paramilitares, el observatorio de la Corporación dio la hipótesis de que este año las Farc van a llegar a 1.600 acciones de combate con la fuerza pública.

Espere ampliación

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad