domingo 04 de abril de 2010 - 10:00 AM

‘Ciberdelincuencia’ en Bucaramanga

Asegúrese de escoger bien sus contactos en internet, de no exhibir fotos comprometedoras, de hacer uso de las restricciones que ofrecen las redes sociales, de no escribir más de lo debido, de actuar con responsabilidad y raciocinio. Usted y su información pueden caer en manos de personas con propósitos ilícitos.

Si tiene la osadía de enviar un mensaje amenazante por medio de alguna red social como Facebook, usted debería saber que comete el delito de injuria y que podría ser condenado de 16 a 54 meses de prisión. Ahora, si el mensaje hace alguna acusación falsa sobre el destinatario, también debería conocer que incurre en el delito de calumnia, y podría permanecer seis años en la cárcel.

Así le ocurrió a Claudia*, una estudiante de medicina de 21 años de edad de Piedecuesta, Santander, y quien denunció la semana pasado el hostigamiento por internet de su ex novio luego de terminar una relación sentimental de cinco años.


La joven le narró a Vanguardia Liberal que su ex pareja desde Londres, donde reside desde hace seis meses por razones de estudio, averiguó la clave e ingresó a su correo personal. La información privada de Claudia fue reenviada a los contactos adscritos. Pero eso no fue todo. El hombre envió mensajes a sus amigos con calificativos falsos que agredían la integridad de la mujer con el único fin de obligarla a rehacer la relación. Por este hecho, pese a la distancia, el joven será investigado por calumnia, entre otros delitos.

En los últimos meses, quien ha concentrado las miradas del país frente a este tema es Nicolás Castro. Este estudiante de bellas artes, en Bogotá, creó un grupo en Facebook en contra de Jerónimo Uribe, hijo del Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez.

El grupo en mención se llamó 'Me comprometo a matar a Jerónimo Alberto Uribe, hijo de Álvaro Uribe' y fue creado el 9 de julio de 2009.

Si Castro hubiese sabido que por esta pequeña artimaña podría pagar una condena de 7 a 15 años de prisión por instigación al delito, este joven de 23 años tal vez habría puesto un límite en su proceder.

Finalmente, Nicolás contó con suerte y el pasado 18 de marzo el proceso penal en su contra se derrumbó, luego que el juez tercero especializado de Bogotá, Óscar Herrera, decidiera anular el 95% de las pruebas en su contra porque estaban viciadas.

'Hicimos una investigación profunda en el caso de Nicolás Castro y encontramos una serie de vicios en el material probatorio. El Juez nos dio la razón. Luego los representantes de las víctimas dijeron que apelarían la decisión, pero al siguiente día desistieron de ello', manifestó Ramón Ballesteros, abogado de Castro.

El jurista agregó que estos casos responden al desconocimiento de la comunidad sobre delitos informáticos, debido a que son conductas recientes adoptadas en la legislación colombiana. 'Una cosa en un delito informático y otra es un delito que se cometa a través de un medio de cómputo. La gente desconoce qué es y lo que se debe hacer', aclaró Ballesteros.

Lo mismo opinó el Coronel Raúl Pico Poveda, jefe Seccional de Investigación Criminal de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, quien le explicó a Vanguardia Liberal que la gente del común no sabe que un delito informático 'es todo aquel contemplado en el código penal y que utilice como medio un equipo de cómputo: la red, con propósitos ilícitos'.

El pasado 3 de marzo, por ejemplo, 28 homosexuales araucanos, entre ellos tres menores de edad, se declararon temerosos por su integridad física luego de verificar la existencia de un perfil en la red social Facebook en la cual los catalogaban como las ‘locas sidosas de Arauca’. De inmediato el abogado Felipe Zuleta, encargado del caso, le pidió a la Fiscalía que hiciera la respectiva investigación: 'Así como corrieron a investigar la amenaza de muerte en Facebook contra el hijo de Uribe y pusieron tras las rejas al responsable, que también averigüen quién está detrás de estos ataques a estos jóvenes de Arauca', exigió Zuleta. De este hecho no se conocen aún avances en la investigación.

La red no tiene límite

Los delitos informáticos en Bucaramanga no sólo se suscriben a las redes sociales. Uno de los casos más comunes ocurre en las empresas cuando alguna persona transfiere o modifica datos confidenciales sin autorización para compartirla, por ejemplo, con la competencia. Esto le ocurrió a una firma santandereana cuya página de internet sufrió modificaciones, sin que sus empleados dieran respuesta sobre la alteración de la información. Al hacer rastreo de los equipos de cómputo y portátiles de la firma se halló evidencia que había sido eliminada por un usuario externo, también conocido como ‘hacker’.

El delito es entonces ‘acceso abusivo a un sistema informático’ y supone una condena que oscila entre los 48 a 96 meses de prisión.

Cabe advertir que este es el mismo delito en el que incurriría cualquier persona que espíe el correo personal de otros sin su autorización.

Para estos casos en Bucaramanga ya existen equipos que pueden rastrear, reestablecer y recrear datos importantes dentro de una investigación. Por ello se explica que computadores como los del extinto guerrillero alias ‘Raúl Reyes’ continúen revelando información pese a que su hallazgo fue en marzo de 2008, pues bien lo explica el coronel Pico, tendría que pasar cientos de años para que un ‘disco duro’ de una computadora llegue a su término.

Cuidado con el Phishing

El hurto a través de la web también constituye un delito. A esta figura se le conoce como ‘Phishing’ que es la suplantación de una entidad financiera para capturar datos de una empresa o cuenta personal, luego hacer una transferencia de activos a terceras personas y finalmente se termina por vaciar la cuenta débito o crédito.

Precisamente ese fue el dolor de cabeza de Martha*, quien recibió un correo presuntamente de su banco explicando que había cambiado su imagen corporativa debido a la fusión con otra entidad. Bajo este pretexto, le pidieron que suministrara de nuevo la información personal para, supuestamente, actualizar la base de datos.

La mujer, ingenuamente, respondió el correo con todos sus datos personales. Días más tarde sus cuentas débito y crédito estaban desocupadas. Las pérdidas superaron los $10 millones.

Cuando las autoridades investigaron se determinó que el correo que recibió no era de ningún banco, sino de un grupo delincuencial que se dedica a vaciar cuentas por internet. A este delito se le conoce como transferencia de activos sin consentimiento por el que se podría purgar una pena de tres a ocho años de prisión.

Ante estos casos, el llamado de las autoridades es uno solo: denuncie. No se necesita ser un reconocido político o personalidad pública para denunciar los abusos a través de la red.

*Nombres cambiados por seguridad de la fuente.

LA VOZ DEL EXPERTO

El límite lo pone el usuario

Paloma Bahamón
Socióloga

'Así como en un ser humano es libre de escoger y tomar decisiones, de igual manera un usuario de internet es libre de escoger las redes sociales en las que quiere participar, los amigos que quiere agregar, las fotos que quiera exhibir, los datos y comentarios que quiera compartir.

Comunicarse es una necesidad y un acto natural del ser humano, el problema es cuando no se hace con responsabilidad. El ser humano debe hacer uso de su autonomía y responsabilidad, incluso en una red social. Las personas más vulnerables en estos casos son los jóvenes y niños porque aún no han cumplido procesos de educación para asumir una red social, mucho menos la vida, con responsabilidad.

Un caso como el de Nicolás Castro refleja la imprudencia de una persona en una red social. No es lo mismo que alguien exponga su deseo ante un grupo de cinco personas a que lo haga por una red social que es un medio masivo, donde hay una respuesta inmediata y por ende una consecuencia'.

Sitios de interne tienen este año para acogerse a norma

La ley 1273 de enero de 2009 exige que las personas que administren sitios de internet cumplan con requisitos como:

• Debe tener un libro en el cual se registre con cédula, fecha, hora de entrada y salida, número del equipo que utilizó.

• Implementar seguridad como circuito cerrado de televisión.

• Llenar libros de control y tener áreas especiales para menores de 18 años. Sus equipos deberán contar con un filtro o un control parental (bloqueo) para que no acceda a contenido ilícito, maligno (pornografía, tabaquismo, sectas satánicas, criminalidad, entre otras).

• Ya se está implementando esta ley y también el monitoreo y control para que estos sitios se adecuen como corresponde.

• La ley da un plazo de dos años para su total adecuación y cumplimiento, razón por la que los establecimientos tienen hasta finales de 2010 para empezar regir como tal y aplicar las respectivas sanciones.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad