sábado 24 de enero de 2009 - 10:00 AM

Clara Rojas culpa a Íngrid de su secuestro

Un año después de su liberación, Clara Rojas habló para la revista Vanity Fair, en su edición en España. En la entrevista  aseguró que 'pensaba que Íngrid era su amiga y le ha demostrado que no era así', y agregó que esto ha sido 'desconcertante y doloroso para ella'.

El amplio reportaje, titulado 'Falsas apariencias', revela que ni Íngrid Betancourt y Clara Rojas eran tan amigas como se creía, ni que ésta última fuera su candidata a la vicepresidencia. Según Clara Rojas, tal anuncio fue una idea de Juan Carlos Lecompte, el segundo ex esposo de Íngrid, quien pensó que así evitaría que Clara se quedara en el anonimato durante el secuestro, él mismo la inscribió como aspirante a la vicepresidencia.

Clara dice que la acompañó a San Vicente del Caguán, en febrero de 2002, por amistad pero no porque ella fuera su fórmula vicepresidencial. Hoy reconoce que en ese momento, incluso antes del plagio, se preguntó qué estaba haciendo allí. Clara asegura que Íngrid debió asumir responsabilidades y no meterse en terrenos peligrosos.

Cuando los guerrilleros las interceptaron, Clara manifestó que ella no se ofreció voluntariamente para acompañar a Íngrid, que ellos se la llevaron como castigo porque se le ocurrió preguntar qué iba a pasar con la que creía su amiga. Por eso no entiende la actitud de Íngrid, considera que las selva las distanció, y especialmente su embarazo.

LUIS ELADIO NO PIENSA LO MISMO


Luis Eladio Pérez, también consultado en el mismo reportaje, arremetió contra Clara: dijo que no se ha contado ni el cinco por ciento de su comportamiento en el cautiverio y que si alguien habla bien de ella, eso sería noticia. Reconoce que a nadie le sentó bien la noticia de su embarazo porque era una tremenda irresponsabilidad.

Clara admite que la relación con el padre de su hijo fue consentida y que ella sintió enorme felicidad al conocer de su embarazo pero también una angustia enorme. Precisa que los últimos meses de su embarazo fueron terribles, había mucha tensión y ella se encontraba muy sola.

Insiste en que no sabe nada de este guerrillero, y que ahora su único objetivo es seguir adelante con su pequeño Emmanuel y dejar atrás esta triste y dolorosa página de su vida.

De otra parte, Ingrid Betancourt sigue recibiendo reconocimientos en países europeos. Hoy, en la ciudad italiana de Turín, recibirá el Premio Grinzane Cavour a la tolerancia, el primer galardón que la fundación del mismo nombre concede en esta categoría, por 'su lucha incansable en favor del pueblo colombiano y contra la corrupción y los narcotraficantes'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad