viernes 08 de mayo de 2009 - 12:42 AM

Colombia destruyó sus dos últimas bombas tipo racimo

Colombia destruyó esta mañana las dos últimas bombas tipo racimo (cluster) que tenía en su arsenal, en un acto realizado en la base militar de Marandúa (este), dando cumplimiento al tratado de Oslo firmado en diciembre pasado por más de un centenar de naciones.

La destrucción de las dos bombas CB-250K de fabricación chilena se realizó ante diplomáticos y delegados de 14 países.

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, dijo que con esta destrucción Colombia "reafirma su compromiso con los derechos humanos y el cumplimiento de los estándares internacionales del derecho internacional humanitario".

Las bombas hacían parte de un paquete de 41 artefactos de este tipo comprados por Colombia a Chile a finales de los años noventa.

Estas bombas, según Santos, "eran utilizadas para destruir pistas clandestinas del narcotráfico y campamentos" de grupos armados ilegales, pero en ocasiones algunas de las submuniciones que contenían "no explotaban y se convertían en un peligro para la población civil".

Estos artefactos serán reemplazados por bombas de tipo convencional de 125, 250 y 500 libras, fabricadas localmente.

Cada una de las bombas tipo racimo contiene 240 pequeños artefactos explosivos llamados 'bombeletas', con un radio de acción de 15 metros. En total una bomba de este tipo puede afectar un área tan extensa como una cancha de fútbol.

Para la detonación controlada de los últimos artefactos de este tipo que tenía Colombia, las bombeletas fueron extraídas y colocadas en un campo de la base aérea de Oriente ubicada en la población Marandúa en el departamento de Vichada, limítrofe con Venezuela.

En el acto participaron representantes de Francia, Gran Bretaña, Japón, Indonesia, Suiza, Alemania, Republica Checa, Noruega, Venezuela, Argentina, Nicaragua, México, Costa Rica y Paraguay.

Santos recordó que Colombia también ha venido cumpliendo con lo acordado en la convención de Ottawa, que lo obliga a renunciar a producir o almacenar minas antipersonales.

"Desde 1999 han sido destruidos todos los equipos para la fabricación de ese tipo de artefactos así como las 19.000 almacenadas en depósitos militares", indicó el ministro que señaló que hasta ahora Colombia ha destruido 14 de los 34 campos minados bajo jurisdicción de las Fuerzas Militares, una tarea que se espera terminar antes de 2011.

Por su parte el comandante de la Fuerza Aérea, general Jorge Ballesteros, reclamó que así como "con esta acción se hace honor a compromisos internacionales", los grupos armados irregulares suspendan sus prácticas que afectan a la población civil.

En ese sentido Ballesteros señaló que las guerrillas izquierdistas y bandas armadas de ultraderecha deben suspender "la utilización de armas como las minas antipersona y otro tipo de artefactos no convencionales que lo único que hacen es afectar a la sociedad civil".

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad