miércoles 20 de mayo de 2009 - 7:26 PM

Comandancia de EEUU admite muerte de 30 civiles en bombardeo en oeste afgano

El mando militar estadounidense aseguró hoy que un máximo de 30 civiles perdieron la vida en un bombardeo reciente de su aviación en la provincia occidental afgana de Farah, donde diversas fuentes afganas sitúan en al menos un centenar la cifra de víctimas mortales.

En un comunicado, la comandancia informó de que la investigación, que todavía continúa abierta, revela que entre 20 y 30 civiles "podrían haber muerto" durante la ofensiva registrada el pasado día 4 en varios municipios del distrito de Bala Buluk, además de entre 60 y 65 talibanes.

El mando militar asegura que "la revisión de las pruebas físicas no es concluyente para determinar el número exacto de víctimas civiles y de la insurgencia".

Las imágenes captadas por los aviones que tomaron parte en la ofensiva y la grabación de las conversaciones entre las tropas terrestres y las fuerzas aéreas "muestran con claridad a insurgentes entrando en edificios que luego fueron objetivo de la ofensiva", reza la nota.

Anteriormente, el mando militar de EEUU había explicado que los talibanes tomaron por la fuerza a civiles, se escondieron en sus casas y atacaron a las tropas desde el interior de sus viviendas, que quedaron destruidas en la ofensiva.

La comandancia precisó que días antes de la operación grupos de talibanes afganos y extranjeros habían consolidado sus posiciones en los municipios de Ganj Abad y Grani, donde ejecutaron a tres funcionarios del Gobierno afgano y exigieron a los vecinos el pago de tributos.

Antes del inicio de la ofensiva militar los soldados vieron a al menos 300 vecinos evacuar la zona.

Tropas del Ejército afgano y efectivos policiales acudieron entonces a la zona con el objetivo de desalojar a los talibanes y fueron atacados por un grupo de más de 200 insurgentes.

De acuerdo con la versión militar, el gobernador provincial solicitó la intervención de la coalición liderada por EEUU, que usó aviones F-18 y un bombardero B-1 para combatir "el fuego enemigo".

En total cinco miembros del Ejército afgano murieron durante los combates, según el mando militar estadounidense.

El portavoz de la coalición, el coronel Greg Julian, condenó "enérgicamente la brutalidad de los extremistas talibanes que deliberadamente ponen a civiles afganos como objetivo y los usan como escudos humanos" y expresó sus condolencias a las familias de las víctimas.

Aunque el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) cifró en "docenas" el número de civiles que perdieron la vida en la ofensiva de Farah, diversas fuentes afganas consultadas por Efe elevaron a 100 el número de muertos.

La semana pasada, el miembro de la Cámara Baja del Parlamento afgano Nahim Khan Farahi explicó a Efe que el menos 140 civiles, entre ellos 95 menores, perdieron la vida en ese bombardeo.

De confirmarse la cifra ofrecida por Farahi, la ofensiva de la coalición estadounidense en Bala Buluk sería la que más bajas civiles ha causado desde la caída del régimen talibán en 2001.

EEUU encabeza una coalición militar que lleva a cabo la misión "Libertad Duradera" en Afganistán y opera al margen de la Fuerza de Asistencia para la Seguridad (ISAF) de la OTAN.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad