miércoles 23 de septiembre de 2009 - 4:00 AM

Comisión del Senado brasileño repudia el aislamiento militar de su embajada en Honduras

La Comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño aprobó hoy un voto de repudio contra el "cerco militar" a la embajada del país en Tegucigalpa, en la que se encuentra alojado el depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya.

El voto de "censura y repudio al cerco militar" es extensivo a "la dura represión del Gobierno golpista contra las manifestaciones pacíficas de los partidarios del gobernante legítimo de Honduras", según el acuerdo aprobado por unanimidad en la comisión.

El documento agrega que el "cerco militar" se opone "frontalmente a las responsabilidades del Estado hospedero", que están consagradas en la Convención de Viena sobre las Relaciones Diplomáticas.

Los senadores sostuvieron que "la vida del presidente Zelaya y la inviolabilidad de la misión diplomática de Brasil deben preservarse a cualquier coste".

Asimismo, el acuerdo pide que "la comunidad internacional, y en especial el Consejo de Seguridad de la ONU y el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), intervengan en el conflicto".

El depuesto mandatario de Honduras llegó a la embajada de Brasil este lunes y desde entonces se encuentra en la legación, ante la que llegaron a concentrarse muchos de sus seguidores, que durante la mañana de hoy fueron dispersados por agentes de policía enviados por el Gobierno de Roberto Micheletti.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, quien supo de la llegada de Zelaya a la embajada de su país cuando viajaba hacia Nueva York para asistir a la Asamblea General de la ONU, dijo hoy que se había comunicado telefónicamente con el jefe de Estado depuesto.

Lula indicó que le había pedido a Zelaya que mantuviera la calma y no diera argumentos para una violación de la sede diplomática, aunque también aclaró que confiaba en que "los golpistas" no se metieran con la embajada brasileña.

El ministro de Relaciones Exteriores brasileño, Celso Amorim, también declaró en Nueva York que su país no está dispuesto a "tolerar ninguna acción contra su embajada" y que se plantea la posibilidad de pedir que el asunto sea tratado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Asimismo, Amorim explicó que el Gobierno brasileño, junto con la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea (UE), las autoridades de Estados Unidos y de otros países, realiza intensas gestiones en búsqueda de una salida rápida y pacífica a la nueva situación.

Zelaya fue expulsado del país el 28 de junio pasado por los militares y destituido ese mismo día por el Parlamento, que designó en su lugar al entonces titular del Legislativo, Roberto Micheletti, cuyo Gobierno no ha sido reconocido por la comunidad internacional.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad