martes 02 de diciembre de 2008 - 12:12 AM

Correa recibe en privado a Íngrid Betancourt en Palacio presidencial de Quito

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, recibió hoy a la política colombo-francesa y ex rehén de las FARC Íngrid Betancourt en una reunión privada que se celebró en el Palacio de Carondelet, sede del Gobierno en el centro de Quito.

Betancourt, que llegó anoche a la capital ecuatoriana, se reunió con Correa en su despacho para agradecerle por los esfuerzos que hizo el gobernante para intentar lograr su liberación, cuando aún se encontraba en manos de la guerrilla.

En unas breves palabras recogidas por los cámaras y fotógrafos, que ingresaron solo al inicio de la reunión, Correa expresó que los esfuerzos que hizo su Gobierno para intentar liberarla fueron realizados con "mucho cariño".

En la cita también participaron el vicepresidente de la República, Lenin Moreno; la canciller ecuatoriana, María Isabel Salvador, y un delegado de la Embajada de Francia.

Antes de finalizar la reunión, Correa invitó a Betancourt a salir al balcón del Palacio presidencial, que da a la céntrica Plaza de la Independencia, para saludar a unas 2.000 personas relacionadas con la minería que se congregaron para apoyar una Ley del sector impulsada por el Gobierno.

En otras actividades cumplidas esta mañana, Betancourt recibió, de forma reservada en una de las sedes de la Embajada francesa en Quito, a representantes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y de la Asociación Latinoamericana para los Derechos Humanos (ALDHU).

Además, la ex candidata presidencial colombiana tiene previsto ofrecer esta tarde una rueda de prensa antes de finalizar su visita a la capital ecuatoriana.

Betancourt, tras seis años de secuestro, fue liberada el pasado 2 de julio junto a tres estadounidenses y 11 policías y militares colombianos en una operación de rescate del Ejército de Colombia.

En una entrevista concedida a la cadena londinense BBC el pasado 9 de julio, Betancourt apoyó la operación militar colombiana del 1 de marzo de este año, cuando el Ejército de ese país bombardeó y luego efectuó una incursión por tierra a un sector de la selva ecuatoriana, donde las FARC tenían un campamento clandestino.

En ese ataque fallecieron unas 26 personas, entre ellas el portavoz internacional y segundo al mando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes.

Correa consideró a ese cruce de la frontera como una violación de la soberanía, por lo que rompió relaciones diplomáticas con Colombia, aún no restablecidas.

Quito denunció en su momento que el bombardeo frustró la liberación de Betancourt y otros secuestrados, que según el Gobierno debía darse en este país andino tras una serie de contactos con el grupo rebelde.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad