domingo 12 de octubre de 2008 - 4:38 AM

Corte Constitucional estudia legalidad de conmoción interior

Ante la declaratoria del estado de conmoción interior y el estudio de la Corte Constitucional sobre la posible inexequebilidad de la decisión, surge un interrogante: ¿Cuál sería la suerte que tendrían las medidas jurídicas que tomen los notarios si ese organismo determina, en los próximos 45 días, inexequible la carta que se jugó el Gobierno nacional frente al paro judicial?.

Según el ex magistrado José Gregorio Hernández 'la Corte debe declarar que la conmoción es inexequible atendiendo el artículo 213 de la Constitución, ya que esta medida fue un exceso del Presidente Álvaro Uribe Vélez'. Hernández aclara que si esto sucediera, la decisión se aplicaría para decretos futuros, pues los ya sancionados no podrían ser modificados, es decir que no afectaría los que se produjeron anteriormente.

Por ejemplo, explicó el experto, si un notario facultado por el Gobierno llegara a posibilitar una adopción y después se declara la ilegalidad de la conmoción interior, la adopción no perderá su validez.

Aunque sería poco probable, la Corte tendría facultades para determinar si, en el caso de la adopción, la determinación del notario es válida o no. Si se determina lo contrario, durante los siguientes 90 días el Presidente podrá seguir dictando decretos legislativos y prorrogar hasta por otros 180 en dos períodos de 90.

En cualquier caso, se espera al pronunciamiento de la Corte que determinará qué paso jurídico darán sindicatos, instituciones y el mismo Gobierno colombiano.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad