martes 29 de diciembre de 2009 - 1:38 AM

Destituyen a dos docentes por abuso sexual en Cundinamarca

Por incurrir en conducta sexual abusiva, la Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilitó de su cargo a dos docentes que trabajaban en el departamento de Cundinamarca.


El hecho más reciente se registró en la vereda Cascajal del municipio de Subachoque, Cundinamarca, en el año 2005 cuando el docente Noé Reina Pardo, de la Institución Educativa Departamental la Pradera, abusó de tres niñas menores de edad.

De acuerdo con los testimonios, en ese mismo año, en varias oportunidades las menores fueron tocadas en sus partes íntimas por el docente Reina Pardo.

La Procuraduría encontró suficientes pruebas para hallarlo culpable de los actos abusivos y decidió destituirlo e inhabilitarlo del cargo por el término de diez años.

Para el Ministerio Público, el docente realizó acto sexual abusivo en tres niñas menores de edad, 'incidiendo de manera negativa en su formación y dignidad humana'.

Al proferir la decisión, la Procuraduría Regional de Cundinamarca consideró que el docente incurrió en falta disciplinaria calificada como gravísima cometida a título de dolo.

Contra el fallo de primera instancia procede el recurso de apelación ante la Procuraduría Primera Delegada para la Vigilancia Administrativa.

EL PASEO El segundo caso se registró el 29 de octubre de 2004 en Pacho, Cundinamarca. De acuerdo con los testimonios, el docente Iván Virgilio Avilán Cáceres, de la Institución Educativa Departamental Liceo Integrado de Zipaquirá, prevalido de su superioridad abusó sexualmente de cinco alumnas al tocarlas a la altura de los senos.

Para el Ministerio Público, este acto infiere que el docente 'desconoció la libertad sexual e interfirió en el proceso normal de formación de las menores'.

Por este hecho, la Procuraduría General de la Nación lo destituyó e inhabilitó por el término de quince años.

Al proferir el fallo, la Procuraduría Regional de Cundinamarca consideró la conducta del docente ha sido reiterativa, ya que en el año 1996 se había comprometido a solicitar traslado y ponerse en manos de un psicólogo, acción que nunca cumplió.

Contra la decisión de primera instancia procede el recurso de apelación ante la Procuraduría Primera Delegada para la Vigilancia Administrativa.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad