lunes 13 de julio de 2009 - 8:31 PM

Ecuador afirma que ante crisis de Honduras primó "solidaridad y compromiso"

El canciller ecuatoriano, Fander Falconí, afirmó que en su país, ante la crisis en Honduras producida por la destitución del presidente Manuel Zelaya, ha primado "la solidaridad y el compromiso" no sólo con el país centroamericano, sino con "la democracia Latinoamericana".

En una entrevista publicada hoy por el diario Expreso de Guayaquil, Falconí señaló que esa "solidaridad y compromiso" de las gestiones de Ecuador, encabezadas por el presidente Rafael Correa, han sido "plenamente reconocidos" por la comunidad internacional.

A juicio del canciller, su país "jugó un rol importante" cuando pidió una convocatoria del Grupo de Río, formado por una veintena de países de la región.

"Si los países y los gobiernos democráticamente elegidos permiten que haya un golpe de Estado, estamos poniendo en riesgo (...) a todo el sistema democrático latinoamericano", dijo el ministro, para quien eso sería volver "a las épocas oscuras (...) cuando se daban golpes militares con actos de represión y violación a los derechos humanos".

Ante la posibilidad de que las gestiones en la crisis de Honduras pudieran suponer una intromisión a la soberanía de ese país, Falconí sostuvo que las manifestaciones políticas contra la destitución de Zelaya y el alzamiento de Roberto Micheletti fueron una "derivación de la diplomacia".

"No es una cosa que se les ocurrió a los presidentes, es una derivación de las resoluciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) y con un nivel muy fuerte de solidaridad y de presencia", manifestó.

Para él, la resolución que se obtuvo en el seno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) fue "histórica" pues "nunca antes ha habido una resolución tan categórica de rechazo a un golpe de Estado".

Además, precisó que las conversaciones entre los representantes de Zelaya y Micheletti en Costa Rica, bajo la mediación del presidente de ese país, Óscar Arias, buscan "la salida de los golpistas".

"No es un proceso de mediación, no es un reconocimiento a un gobierno de facto", agregó, tras señalar que se debe buscar "rápidamente" la salida de Micheletti y del Gobierno "de facto" para que "no sufra el pueblo hondureño".

Por otra parte, ante los señalamientos que han recordado que en Ecuador hubo situaciones similares a las de Honduras contra dos ex presidentes, la última en 2005 frente a Lucio Gutiérrez, Falconí planteó que esos procesos de "ingobernabilidad" que ha sufrido su país desde mitad de los 90 "tienen otros factores explicativos".

"Han sido movimientos sociales que empujaron la salida de sus gobernantes", mientras que, según él, lo que ha ocurrido en Honduras "es un claro golpe de Estado, absolutamente antidemocrático de militares que usurpan el poder y lo toman por las armas".

El pasado 28 de junio, Honduras se sumergió en una crisis política después de que un grupo de militares detuvieran al presidente Zelaya y le obligaran a salir del país.

El derrocamiento de Zelaya sucitó el rechazo unánime por parte de la comunidad internacional que, a través de la OEA, comenzó a gestionar con el nuevo gobierno la salida a la crisis y la vuelta al poder de Zelaya.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad