martes 10 de febrero de 2009 - 12:06 AM

Ecuador considera "inadmisible" participación de EE.UU. en selección policías

El Gobierno de Ecuador consideró hoy como "inadmisible" la injerencia de EE.UU. en la selección y aprobación de altos cargos de la Policía Nacional, razón que llevó al presidente Rafael Correa a anunciar el pasado sábado, la expulsión de un funcionario de la embajada de ese país en Quito.

El ministro coordinador de Seguridad Interna y Externa, Miguel Carvajal, explicó a la cadena local Sonorama que "el problema de fondo" que llevó a Correa a anunciar la expulsión, es la participación de EE.UU. en la selección y aprobación de policías, algo que sucedió "durante muchos años".

"En algunas dependencias importantes de la Policía, como la Unidad de Investigaciones Especiales (UIES) o el Centro de Operaciones Anticontrabando (COAC), que recibían cooperación de EE.UU.", funcionarios de ese país "participaban en la selección de altos mandos", explicó Carvajal.

"Esto a nosotros nos parece inadmisible" dijo Carvajal, porque "tiene que ver con la soberanía" del país, aunque no cerró la puerta a una cooperación con Estados Unidos con la condición de que "se tiene que dar sobre reglas de juego absolutamente claras".

El sábado pasado Correa expulsó a Armando Astorga, agregado de la embajada estadounidense en Quito, después de hacerse pública una carta que el diplomático mandó a la Comandancia de Policía para comunicar que finalizaba el "entendimiento de apoyo logístico" de EE.UU. con esa unidad policial.

Según la embajada estadounidense, Astorga que desempeñaba el cargo de agregado en el departamento de Temas de Migración, Aduana y Trata de Persona, por motivos de rotación de personal, ya no se encuentra en el país.

El presidente ecuatoriano informó en su cadena de radio semanal, que en el COAC, Estados Unidos cualificaba al personal y al comandante de la unidad, algo que su Gobierno dio por terminado lo que, a su criterio, provocó la carta de Astorga y la suspensión de medio millón de dólares de cooperación.

Según el ministro coordinador de Seguridad Interna y Externa, el Gobierno, "ni en el caso de UIES, ni en la trata de personas, ni en el narcotráfico, ni en el caso de colaboración con organismos de inteligencia va a aceptar acuerdos por debajo de la mesa".

"A nosotros nos interesa consolidar una política de Estado en la cual, si tenemos una cooperación con EE.UU., los términos (...) estén delimitados, que las dos partes se ajusten a unos contenidos" que no pueden suponer la renuncia de Ecuador a definir quienes son los cargos de una unidad de la policía; "esto es inadmisible", reiteró.

Por su parte, en declaraciones recogidas en la televisión local Telecentro, el Comandante de la Policía Nacional, Jaime Hurtado, señaló que "no es posible que por cambiar al jefe de una unidad se vea que la Policía Nacional es débil y que sus mandos no pueden hacer valer sus leyes y reglamentos".

Ecuador y EE.UU. tienen pactados acuerdos en materia de seguridad y de lucha contra el tráfico de droga pero con la llegada al poder de Barack Obama, el Gobierno ecuatoriano opinó que ambos países podían pasar a una relación más dinámica, que abarcara los temas comerciales, de protección a los derechos humanos y de migración.

Después de la publicación de la carta de Astorga, el canciller ecuatoriano, Fander Falconí, se reunió con la embajadora estadounidense en Quito, Heather Hodges, para expresarle su "indignación", con lo que Ecuador, se convirtió en el primer país de la región en tener roces con la nueva administración de EE.UU.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad