sábado 18 de julio de 2009 - 1:51 AM

El cierre de Manta puede afectar la seguridad en el oeste de Ecuador, según analistas

El cese de operaciones hoy en la base de Manta, en el oeste de Ecuador, desde donde EE.UU. dirigía la lucha aérea contra el narcotráfico en la región andina, puede crear un problema de seguridad, por lo que, según los expertos, es prioritario reorganizar cuanto antes la labor que allí se realizaba.

Los analistas consultados por Efe coincidieron en destacar la necesidad de esta reubicación, aunque se mostraron cautos sobre la idoneidad de que Colombia tome el relevo.

Peter DeShazo, experto del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS, en inglés), señaló el "efecto negativo" del fin de las operaciones "en cuanto a la habilidad de vigilar y prevenir a los vuelos del narcotráfico y de los narcotraficantes" en la región.

Por eso, consideró que la prioridad es "tratar de buscar otra localidad que tenga las mismas características de Manta, para poder mantener la cobertura aérea de la zona".

El experto indicó que la cooperación entre Ecuador y Estados Unidos fue "positiva" y ayudó a frenar el tráfico de narcóticos en la zona, por lo que ahora "lo importante es poder cubrir el vacío y tratar de recuperar la capacidad de una forma u otra".

La entrada en juego de Colombia, que todo apunta a que será la nación elegida, no ha sido bien vista por algunos Estados vecinos, pero, según DeShazo, "si Ecuador decide que no renueva la concesión (de uso de la base de Manta) y otro país lo hace, es una decisión soberana de otro país".

"El problema de la producción de drogas es regional, afecta a muchos países y hay una interdependencia entre los países y una necesidad de trabajar en una forma mancomunada para confrontar el problema", dijo.

En opinión del presidente del Diálogo Interamericano, Peter Hakim, el previsible traslado de las operaciones estadounidenses a Colombia, por un lado, reforzará la "estrecha relación" bilateral y, por otro deja, claro que "probablemente" sea "el único país en América del Sur dispuesto a aceptar una base".

Este apoyo colombiano a Estados Unidos es, a su juicio de Hakim, de alguna forma lógico, dado que el Gobierno de Bogotá "desea mantener el apoyo de EE.UU. y tener una buena relación con el Gobierno de Barack Obama".

Esta buena relación entre Bogotá y Washington, cultivada en los ocho años de Gobierno de George W. Bush, necesita ser ahora sustentada, ya que aún está en juego el Tratado de Libre Comercio entre ambos países, pendiente de aprobación en el Congreso de EE.UU.

"Esto es una contribución que Colombia hace a EE.UU., un favor. Tal vez eso facilite la ratificación del TLC", dijo Hakim, quien, no obstante, advirtió que también podría debilitar un poco la imagen de Colombia en América del Sur.

El experto consideró innecesario "involucrar tanto a EE.UU. en Colombia, por la suspicacia latinoamericana hacia los motivos ulteriores de Estados Unidos".

El acuerdo que ya negocian Bogotá y Washington establece el uso por parte de Estados Unidos de las bases colombianas de Malambo (norte), Palanquero y Apiay, ambas en el centro del país, para actividades antidrogas, aunque podría extenderse a las de Larandia, en el departamento sureño de Caquetá, y Tolemaida.

Colombia autorizaría la presencia en sus bases de un máximo de 800 militares y de 600 contratistas civiles del Pentágono u otros organismos de seguridad estadounidenses por un periodo de 10 años y Estados Unidos haría una inversión de 5.000 millones de dólares.

A juicio del experto, "menos presencia, menos personal, menos visibilidad hubiese sido mejor".

Estados Unidos realizó hoy su último vuelo desde el puesto de Operaciones Avanzadas (FOL, por sus siglas en inglés) en Manta, después de una década de colaboración sumida en la polémica, que parece que continuará arrastrando hasta su nueva ubicación.

La retirada estadounidense de las instalaciones comenzará a partir de hoy para dejarla definitivamente en manos de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) el 18 de septiembre, después de que Gobierno de Ecuador decidiera el año pasado no renovar el convenio para el uso de la base por parte de EE.UU.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad