sábado 06 de febrero de 2010 - 10:00 AM

El Ejército no basta para detener la violencia en Ciudad Juárez

El presidente de México, Felipe Calderón, admitió ayer que 'no basta el despliegue y la presencia del Ejército y la Policía Federal' en Ciudad Juárez para detener la violencia y prometió iniciativas de corte social que 'ayuden a disminuir y a prevenir el delito' en la urbe más violenta del país.

Cuatro días después del asesinato de 16 jóvenes que celebraban una fiesta de cumpleaños en esa localidad Calderón consideró 'indispensable' poner en marcha ese plan de recuperación social de la ciudad que su Gobierno desea introducir con diálogo y 'de la mano con los juarenses'. El mandatario, quien desde que asumió el poder el 1 de diciembre de 2006, ha lanzado una ofensiva contra el crimen organizado y los poderosos cárteles de la droga mexicanos encabezada por el Ejército y la Policía Federal, prometió que el Ejecutivo 'va a reforzar' el combate a la delincuencia desde la vertiente social.

'Mi Gobierno va a tomar todas las decisiones que sean necesarias para que Ciudad Juárez recupere el lugar que le corresponde como lo que realmente es, una ciudad pujante, una ciudad trabajadora, de gente honrada que ha sido y seguirá siendo punta de lanza de nuestra industria y orgullo de nuestra economía', añadió.


LISTA

Estrategias del presidente

1.    Implementar programas sociales

2.    Rescatar espacios públicos.

3. Fomentar oportunidades de educación.

4.    Oportunidades de esparcimiento

5.    Espacios de cultura.

6.    Fomentar espacios de trabajo para los jóvenes.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad