jueves 10 de diciembre de 2009 - 8:37 PM

Envían a un lugar secreto a un obispo amenazado en Medellín

La Iglesia Católica colombiana envió a un lugar seguro que se mantiene en secreto a un obispo auxiliar de Medellín que fue amenazado mediante un supuesto regalo de Navidad, informaron hoy las autoridades eclesiásticas locales.

El arzobispo de Medellín, Alberto Giraldo Jaramillo, dijo que la decisión de poner a salvo a Víctor Manuel Ochoa Cadavid, el obispo que recibió las amenazas, se adoptó tras consultar al nuncio apostólico en el país, Aldo Cavalli.

Después de las consultas con Cavalli, "consideramos más conveniente que monseñor Víctor saliera de la Arquidiócesis", indicó Giraldo, que denunció el caso en un comunicado público.

Giraldo explicó que Ochoa, que es uno de los cuatro obispos auxiliares de Medellín, recibió la amenaza la semana pasada en un supuesto regalo navideño que llegó a la sede de la Curia Arquidiocesana, en el centro de Medellín (noroeste).

Según fuentes cercanas a esta jurisdicción eclesiástica, el paquete enviado al jerarca contenía varias balas.

"El contenido amenazante del texto y los demás elementos del paquete nos hicieron comprender que la amenaza era seria y representaba peligro para la vida de monseñor Víctor", agregó el arzobispo de la ciudad.

En la nota, Giraldo advirtió de que tanto él, como sus auxiliares, Jorge Iván Castaño Rubio, Gilberto Jiménez Narváez y Gonzalo Rivera Gómez, continuarán "las iniciativas apostólicas que él (Ochoa) ha tenido en marcha y que se han decidido en estrecha unidad de todos nosotros obispos".

"Comprendo bien que, en el contexto que vive la ciudad, este es otro hecho que siembra dolor y sufrimiento grave", admitió Giraldo, para enfatizar que "con el mismo sentido de defensa de la vida que nos debe caracterizar a todos, rechazamos estos hechos y llamamos la atención a los autores de la amenaza para que corrijan su manera de pensar y cambien su forma de actuar"

El secretario de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), Juan Vicente Córdoba, se lamentó de la situación del obispo Ochoa, y observó que él es uno de los varios jerarcas del país que afrontan amenazas y que tienen protección del Estado, incluso con escoltas.

Según los registros de la CEC, en Colombia han sido asesinados en los últimos 25 años dos obispos y 68 sacerdotes, lo mismo que ocho religiosos y tres seminaristas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad