lunes 10 de mayo de 2010 - 10:00 AM

Farc usaron ‘barras bravas’ para crear caos el primero de mayo

Por estos días ‘Doble M’ permanece más oculto que un delator de la mafia. Su guarida es un oscuro cuarto, alumbrado apenas por un diminuto bombillo de luz amarilla y mortecina que sólo deja ver el cuerpo de un hombrecito tan grande como un adolescente alimentado a punta de gaseosas y bombones.

Si la dimensión de la historia que lo atemoriza es tan grande como sugiere, el tamaño del chico resultaría una ironía de carne y hueso: hace dos semanas ‘Doble M’, un compulsivo desertor universitario que hace parte de una de las facciones más radicales de una barra brava de la ciudad, fue contactado por alguien que le ofreció un fajo de billetes para que juntara un grupo de encapuchados dispuestos a atentar contra estaciones del MIO y enfrentar a la Policía. Todo ocurriría en medio de la marcha conmemorativa del Día del Trabajo. 'Y si no están de nuestro lado, están en contra', le dijeron al colgar el teléfono.  

El chico, que ese día asegura haber estado en una finca a las afueras de Cali, teme ahora las represalias de 'esa gente' a la que incumplió. Detrás de unas gafas de lentes gruesos como fondo de botella, su rostro se desfigura cuando repasa las fotografías publicadas por los diarios en tono de alarma: manifestantes disparando rockets artesanales, vidrios estallados con picos y hachas, $100 millones en destrozos: 'Yo sabía que esto iba a pasar', dice limpiándose el sudor de la frente con el revés de la mano. Afuera de su casa, un apartamento al oriente de Cali, son las siete de la noche y un chorro de aire entra fresco por la ventana. ¿Realmente a qué le teme un muchacho de 29 años, quien jura que haber lanzado monedas contra un árbitro es el acto más subversivo que ha cometido en toda su vida? 'Lo que pasa -dice- es que desde hace un tiempo algunos barristas hemos sido buscados por gente que cree estamos dispuestos a todo. Nos han ofrecido plata, nos han tentado con cosas. Es gente de poder, grupos que están en todo el país y que usted sabe quiénes son. Yo le cuento esto porque, aunque no le revele mi nombre, quiero que quede la constancia de que si me pasa algo, ellos fueron'.

- ¿Quiénes? - Sólo le puedo decir que las órdenes y la plata ofrecida, vienen del monte.

Según el detective S, miembro de un organismo de inteligencia, las milicias urbanas de las Farc estarían intentando fortalecer el brazo urbano del Movimiento Bolivariano, MB: esa es la razón por la cual a ellos les habrían encargado la responsabilidad de infiltrarse en la marcha convocada por los sindicatos para hacer una demostración de su vigencia, justo cuando cumplen diez años de fundación.

Aunque Álvaro Vega, presidente de la Central Unida de Trabajadores, CUT (Cali), una de las organizaciones sindicales que convocó la marcha del día del trabajo, sigue creyendo que quienes causaron los destrozos eran policías infiltrados, no descarta la existencia de 'oportunistas que pudieron aprovecharse para utilizar a esos muchachos organizados'.

Las autoridades ya tienen identificados a varios responsables de los destrozos. Una fuente reveló que por lo menos cinco órdenes de captura están en trámite.


Cabecillas del MB

Aunque la cifra no es confirmada por autoridades, se estima que el MB tendría entre diez y 20 cabezas visibles en la ciudad, que han logrado permear distintos sectores. '(...) seguimos alimentando el espíritu conspirativo y la mística clandestina para burlar la persecución del Estado, trabajando en el barrio, el colegio, la universidad, la fábrica, impulsando la organización y jalonando la movilización(...)', dice, en un aparte, uno de los panfletos que esa organización distribuyó en la marcha del primero de mayo.

 

 

Colprensa- El País

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad