jueves 16 de julio de 2009 - 1:41 AM

Hondureños advierten guerra civil si no se pone fin al golpe

Una delegación de hondureños partidarios del depuesto presidente Manuel Zelaya reclamó hoy la presión de la comunidad internacional para restituirlo en el poder y advirtió de que si no se pone fin al golpe militar la situación puede degenerar en una guerra civil.

 

"La única forma de volver a la institucionalidad es restituir al presidente Zelaya, que termine su mandato y que un nuevo Gobierno asuma el poder", indicó el fiscal Jari Dixon Herrera, que lamentó los efectos "sumamente dañinos" del golpe para el país.

Herrera forma parte de una delegación del Frente de Resistencia Popular contra el golpe militar que se ha reunido en Washington con congresistas y representantes de instituciones internacionales como el Banco Mundial (BM) para explicar la situación en Honduras.

En una rueda de prensa en la que estuvo acompañado del diputado de la Unión Democrática Marvin Ponce, y el médico y defensor de los derechos humanos Juan Almendares, señaló la "represión" que se vive en Honduras desde el pasado 28 de junio.

"Si al presidente Zelaya lo sacaron así, ¿qué hondureño tiene segura su vida?", dijo el fiscal, que señaló que esta delegación no viene en nombre de Zelaya "porque los administradores de justicia no deben involucrarse en política", sino para explicar "la ilegalidad cometida" y solicitar la restitución del orden democrático.

"No encontramos en ninguna norma que haya posibilitado tanto a la Corte Suprema de Justicia y al Congreso nacional y mucho menos al Ejército a destituir a un presidente que sacó la mayoría de votos hace 3 años y medio en elecciones generales", afirmó.

El fiscal rechazó que la subida al poder de Roberto Micheletti en sustitución de Zelaya haya sido una "transición constitucional", como alega la oposición, "porque eso sólo sucede cuando acaba el mandato del presidente".

"Hoy hemos retrocedido a 1980, a la década de los desaparecidos, de la tortura en la que ya nadie tiene nada garantizado", dijo Dixon que señaló que su hermano ha sido detenido por las fuerzas de seguridad y golpearon a su madre cuando acudieron a su casa.

Dixon pidió que sea el pueblo hondureño quien "pueda dirigir los destinos del país a través del voto" y advirtió de que "si este ambiente sigue así, el pueblo hondureño no va a resistir más presión (...) va a pasar cualquier cosa, se puede formar una guerra civil si no se pone un alto".

Por eso "recurrimos a la comunidad internacional para que no nos dejen solos" y señaló que otra delegación partirá a Europa la próxima semana para difundir su mensaje.

En este sentido, el diputado Marvin Ponce pidió un "diálogo rápido y contundente" para llegar lo antes posible a la restitución del orden institucional.

"El pueblo hondureño no está pidiendo otro golpe de estado sino restituir al presidente", dijo.

Ponce advirtió que "el país está enojado", por eso "si no se restituye el presidente es impredecible la actitud que pueda adoptar el pueblo hondureño".

Consideró necesario que se tomen acciones económicas y políticas como la suspensión del envío de remesas, la congelación de las ayudas del Banco Mundial y el cierre del comercio con el país según lo establecido en el Tratado de Libre Comercio con América Central (CAFTA), como medidas de presión.

Por su parte, Almendares pidió atención al respeto de los derechos humanos y que Estados Unidos llame a consultas a su embajador en Tegucigalpa, "como un golpe moral".

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad