viernes 27 de febrero de 2009 - 10:00 AM

¿Estrenar sin comprar? Nuevas formas de renovar sus prendas

Las prendas de vestir están elaboradas en diferentes materiales y procesos de fabricación que exigen distintas formas de cuidado y mantenimiento de las fibras y costuras, así como de los colores y texturas. Los especialistas en el lavado, la tintura, el tallado, el arreglo, el tramado, el tupido y otras técnicas ayudan a la gente a proteger sus prendas y a prolongar esta inversión, de gran significación para la imagen y el bienestar de las personas.

Aunque mucha gente no lo crea la mejor forma de renovar una prenda o no envejecerla antes de tiempo es darle el trato correcto, el tratamiento preventivo.

Esto incluye seguir las iinstrucciones del fabricante, comenzando por el lavado adecuado, el cuidado especializado, las reparaciones necesarias; en fin, darles el trato que merecen.

La lavada es clave
Una prenda que no se lave en seco, como dicen las instrucciones, sufre deterioro por el agua, el jabón, el detergente, los blanqueadores y demás sustancias que afectan las fibras delicadas.

Por eso, se encoge, se altera su textura y suavidad, se pierde la forma, el brillo y el color, entre otras anomalías.

Precisamente, el lavado en seco es uno de los grandes activos de las lavanderías, porque protegen las prendas que la gente quiere conservar, especialmente las más delicadas y costosas.

En ellas se utiliza el percloroetileno para el lavado en seco, una sustancia mucho menos abrasiva que el agua y el jabón.

Algunas lavanderías utilizan máquinas de circuito cerrado, que recogen los residuos producidos y protegen el medio ambiente.

Una prenda que se ha manchado con tinta u otro producto requiere un lavado especial. Lo primero que se aconseja es no intervenirla con recetas caseras; lo indicado es acudir a las lavanderías, donde le dan el tratamiento adecuado para salvarla, explica Olga Patricia Torres, administradora de una empresa de lavado en seco.

Se aconseja no tratar esas manchas ni con agua ni con leche; tampoco calentarlas porque esto fija más la tinta.

Las manchas de grasa también son muy susceptibles al percloroetileno, que no sólo las quita, sino que limpia a fondo la prenda.

Las prendas negras o de color intenso, cuando son de algodón, tienden a decolorarse fácilmente. El lavado en seco no sólo protege el color, sino que en ciertos casos lo realza.

El paño es uno de los materiales más sensibles y, por lo tanto, hay que lavarlo en seco.

Diferentes arreglos a las prendas de vestir, para que queden a la medida, se realizan en las clínicas de ropa. El tramado y el tupido hacen para de las técnicas de renovación, que especialmente solicitan para prolongar el uso de la ropa más finaLas clínicas de ropa: el arte de reestrenar
Las prendas quemás llegan a refacción son jeans y camisetas, dice Julieta Bermúdez Amaya, costurera y restauradora de ropa.

Las personas vienen a que les tallen la ropa, por ejemplo, las camisetas, bien porque son bajas de hombros, largas o anchas. Los jeans los acortan o alargan de tal forma que queden como el original.

Allí también se arreglan prendas de algodón, acetato, dril, linos, jean, dacrón, paño y todo tipo de tela.

En los trajes para caballero los servicios más solicitados son la reducción de talla, hombros, mangas; reparación de forros, bolsillos, cambio de botones, cierres o cremalleras. Otras técnicas de renovación son el tupido, el tramado y el tinturado. El tramado, por ejemplo, es cuando se tapa un hueco con una tela y encima se hace a mano una trama o tejido parecido al original. El tupido es cuando el procedimiento se hace con la misma hebra del tejido.

Un tramado o tupido puede costar, por ejemplo, $20 mil, pero se justifica en casos como cuando la prenda vale $100 mil. Por eso, dice Julieta Bermúdez, 'trabajamos marcas reconocidas que la gente quiere conservar'.

La tintorería revive
La tinturada es otra manera de renovar prendas de tela y cuero.

En las de cuero se debe tener en cuenta que se está lavando piel y por lo tanto se va perdiendo un poco el color; por eso, el retoque o el tinturado les devuelve el colorido.

Otro caso es cuando hay una prenda ‘mareada’ por el tiempo, como un vestido de novia o de primera comunión.

Bucaramanga y otras ciudades de clima húmedo favorecen que las prendas de cuero, guardadas en los clóset, se llenen de hongos y manchas difíciles de quitar.A veces el solo lavado no es suficiente y en esos casos se aconseja tinturar para devolverle su blancura original.

Las prendas que han sido tinturadas deben tener un cuidado especial: lavarlas con jabón suave, secarlas por el revés y no dejarlas al sol.


Buen funcionamiento

- Las manchas de tinta son difíciles de quitar, pero se solucionan si se llevan a tiempo y si no se intervienen con remedios caseros.

- El chicle y la cera se despegan y la prenda no se daña; el óxido también se quita.

- Revise en las marquillas de la ropa las instrucciones de lavado y otros cuidados.

- Otras prendas que no se deben lavar en casa son los cueros y gamuzas, los trajes 100% de lana, como los paños, y la seda, dice Jacqueline Niño, administradora de una lavandería. 

- Los colchones se lavan para desinfectarlos y eliminar los ácaros.

- Después de usar las prendas de cuero lo mejor es no guardarlas inmediatamente sino enviarla a la lavandería, así evitará hongos y manchas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad