lunes 16 de febrero de 2009 - 12:25 AM

Indígenas Awá dicen que Farc les declaró la guerra

"Las Farc nos declaró la guerra" dice Pablo Saí, un indígena Awá que caminó tres días junto a su esposa y tres hijos por selvas del suroeste de Colombia para huir de un comando de esa guerrilla que habría matado a 27 aborígenes, generando un éxodo cerca de Ecuador.

"Nos tocó salir corriendo, yo estaba trabajando y tuve que dejarlo todo porque estaban matando a todo el mundo, mujeres, hombres y niños", dice en un entrecortado español este Awá, en uno de los albergues habilitados en Samaniego, el poblado más cercano a los sitios de las matanzas que comenzaron el 4 de febrero.

Vestidos con simples camisetas, pantalones vaqueros y botas de caucho, unos 150 Awá llegaron para refugiarse en Samaniego, otros 250 en el poblado de Buenavista y 32 más en Ricaurte, según Fabio Naranjo, secretario de gobierno de Nariño.

"No teníamos qué comer, sobrevivimos con chiro", un pequeño plátano que crece en la zona, señala Saí mientras acomoda a sus hijos de doce, nueve y siete años en un pequeño salón habilitado para recibirlos.

Hasta ahora, las tropas del ejército enviadas para recorrer unas 26.000 hectáreas que conforman el resguardo, no han encontrado los cadáveres.

Pero las autoridades indígenas siguen insistiendo en que, en una primera masacre, la guerrilla mató a golpes y cuchilladas a 17 indígenas a comienzos de febrero y esta semana se denunció que otros diez Awá que huían por la selva fueron ajusticiados por los rebeldes de las Farc.

"Nosotros nos hemos declarado neutrales frente a las Farc y el Ejército, pero ellos no entienden", dice Juvencio Rosero, uno de los líderes Awá que llegó a Samaniego, unos 1.050 km al suroeste de Bogotá.

La Organización Nacional Indígena (ONIC), que agrupa a unas 80 etnias y representa a más de un millón de aborígenes colombianos, exigió a las Farc detener las acciones en su contra, que incluyen -según sus cifras- el reclutamiento forzado de 400 niños y amenazas contra comunidades en las que viven 140.000 nativos.

Igualmente, la ONIC llamó a Alfonso Cano, líder de la principal guerrilla colombiana, que explique los motivos de este ataque y dé la orden a sus hombres de suspenderlo.

Pero Cano, que reemplazó en mayo en el comando al fundador de las Farc, Manuel Marulanda, no parece estar en capacidad de controlar a los frentes que actúan en la zona de la frontera que han realizado alianzas con narcotraficantes y que parecen actuar como rueda suelta.

"El problema de violencia que tenemos en Nariño proviene del crecimiento de los cultivos de coca, que han creado extrañas alianzas", dijo a la AFP Antonio Navarro, gobernador de Nariño.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad