domingo 06 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

Investigación en yuca se viene a todo vapor

Ese adagio popular que dice: 'Alimenta más un pencazo que una taja de yuca', puede ser cosa del pasado.

En yuca se ha dado un salto, que a juicio de los investigadores, es similar al radar en la aviación, un acontecimiento histórico que permitió ver lo que no era posible detectar a simple vista.

Un grupo interdisciplinarios de científicos lograron la primera versión del genoma de esa planta (Manihot esculenta).

Lo interesante es que esa lectura se hizo en una variedad que fue lograda por el Centro de Internacional de Agricultura Tropical, Ciat, en Palmira, Valle del Cauca, donde reposa el banco de germoplasma de yuca más valioso de la tierra ya que cuenta con más de 6 mil accesiones.

De acuerdo con Hernán Ceballos Lascano, líder del grupo de investigación de yuca en Ciat y toda una autoridad del mundo en la materia, ese 'genoma permitirá acelerar el ritmo de la investigación sobre la yuca y abordar algunas de las muchas limitaciones que los cultivadores enfrentan'.

Ceballos Lascano dijo que de ahora en adelante el futuro será otro, sin tener que recurrir a una planta transgénica o adentrarse en el mundo de Organismo Genéticamente Modificados.

'Esta secuenciación permitirá aumentar significativamente las tareas de mejoramiento convencional y molecular del cultivo. Esperamos que muchos interrogantes que permanecían sin respuesta puedan ser resueltos', agregó.


Menos tiempo

Según el investigador, literalmente con la investigación convencional se trabajaba a ciegas, aparte de que llevaba más tiempo.

Ahora, con el genoma se podrá direccionar su contenido nutricional (muy deficiente) y además  se puede volver resistente a plagas y enfermedades las cuales, por ejemplo, se llevan anualmente la mitad de la cosecha y de paso amenazan la seguridad alimentaria de una vasta zona del planeta.

Ceballos Lascano dijo que con el genoma se darán saltos impresionantes.

Por ejemplo, esos rasgos que sólo aparecer en plantas maduras, ahora se identificarán en plántulas con una prueba de ADN muy económica.

Además, se van a determinar variedades específicas para la producción de almidón industrial, el cual es una fuente de biocombustibles.

'Las aplicaciones más importantes serán aquellas que mejoren las vidas de quienes dependen de la yuca para subsistir', enfatizó.

 

Más rápido

De acuerdo con Ceballos Lascano, el genoma humano llevó más de 10 años y consumió millones de dólares.

Hoy con tecnologías de nueva generación, los procesos genómicos son más dinámicos y menos costosos.

Por ejemplo, el de la yuca llevó dos años y tuvo un valor de US$500 mil.

Se podrá desarrollar el de otras especies vegetales, en menos de 6 meses, y no llevará una inversión mayor a US$50 mil.

¿La historia?

De acuerdo con el informe técnico de Ciat, la secuencia genómica comenzó en 2003, al conformarse la Asociación Global de la Yuca (GCP-21).

Fue presidida por Claude Fauquet, director del Laboratorio Internacional para la Biología Agrícola Tropical (Iltab) en el Centro de Ciencias de las Plantas Donald Danforth (Ddpsc) en St. Louis, Missouri, y  Joe Tohme, del CIAT en Palmira.

En 2006 se unieron 12 científicos internacionales al Programa de Secuenciación Comunitaria del Instituto Unificado de Genómica del Departamento de Energía de los Estados Unidos.

Y cobró impulso en 2009 cuando 454 Life Sciences, una compañía de Roche, y DOE JGI comprometieron recursos.

Se utilizó la plataforma de secuenciación de lectura larga de 454 Life Sciences, un método revolucionario.

 

Pulpa amarilla

Ceballos Lascano dijo que los desarrollos serán casi infinitos.

Sin contar con el genoma, se han logrado variedades de alta significancia para la humanidad.

El investigador dijo que en América Latina para que un niño obtenga sus necesidades de Vitamina A, tiene la posibilidad de comerse un huevo, un pedazo de auyama, un zapote o un mango.

'Pero en África, no. Estamos trabajando una yuca de pulpa amarilla con mayor cantidad de carotenos: Llevamos casi 8 años, pero hemos triplicado su cantidad. Los carotenos en el organismo se convierten en Vitamina A, la cual es fundamental para que un infante no quede ciego', agregó.

El directivo dijo que se trabaja con almidones resistentes (moléculas de azúcar), que son de difícil absorción, lo que se constituye en una alternativa para la alimentación de personas diabéticas al llegar al torrente sanguíneo de manera gradual.

La yuca se arranca y hay que consumirla en uno o dos días. Se tendrán materiales que duren hasta dos meses lo que amplia el espectro de comercialización.

'Con los almidones industriales se llegará a polímeros biodegradables y menos agresivos con el medio ambiente; e igual acontecerá con variedades resistente a herbicidas, lo que permitirá una labranza mínima y no utilización de herbicidas' sostuvo el investigador CIAT.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad