domingo 24 de junio de 2018 - 12:01 AM

Japón y Senegal, los dos sorprendentes líderes

Senegal y Japón, que sorprendieron en la primera fecha tras superar a Polonia y Colombia, respectivamente, se verán las caras hoy, a las 10:00 a.m., en un partido donde buscan clasificar a octavos.

Nadie pensaba a estas alturas que el Japón-Senegal de la segunda jornada del grupo H del Mundial de Rusia sería ya decisivo y que el ganador del duelo que enfrenta, hoy a las 10:00 a.m., a los dos sorprendentes líderes iba a obtener el billete para octavos de final.

Vencedores respectivamente de Colombia y Polonia en la primera jornada, los dos equipos buscan una clasificación histórica, la tercera para ambos.

En el caso de Japón, el triunfo contra los cafeteros, logrado en buena medida gracias a Keisuke Honda, el primer nipón que marcó o asistió en tres mundiales diferentes, los tres últimos, les coloca en situación de superar la fase de grupos tras haberlo hecho en el que organizaron conjuntamente con Corea del Sur en 2002 y el de Sudáfrica de 2010.

Precisamente el centrocampista del Pachuca viene arrastrando unos problemas físicos que no garantizan su presencia en el decisivo duelo ante Senegal.

Japón sabe que el duelo contra Senegal no será un paseo y el seleccionador, Akira Nashino, viene alertando de las dificultades que supone el combinado africano.

“Juegan muy organizado y son muy sólidos en defensa, algo no muy común en equipos africanos. Tienen chispa, velocidad, y saben jugar colectivamente. Necesitaremos manejar el balón, ser agresivos y rápidos para tener oportunidades”, dijo.

Senegal tampoco esperaba obtener ante Polonia los regalos que le dieron los hombres de Adam Nawalka y se impusieron con el mismo resultado que Japón a Colombia (2-1).

Considerados desde hace años el equipo más regular de África, Los Leones del Teranga buscan también dar un salto en resultados, puesto que nunca han superado los cuartos de final.

Particularmente destacable fue la actuación en aquel encuentro de Salif Sané, hermano del excapitán de Senegal Lamine Sané, que desde la defensa logró secar a un Robert Lewandowski que se marchó frustrado del estadio Spartak de Moscú.

Muy apreciado en su país, el jugador representa bien los valores de los que ha querido dotar a la selección africana el técnico Aliou Cisse, orden y polivalencia.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad