martes 09 de marzo de 2010 - 8:07 PM

Jefe de sicarios en detención domiciliaria se fuga en Medellín

Un peligroso jefe de sicarios se fugó de su residencia de Medellín, donde permanecía en detención domiliciaria, en un hecho que ha generado polémica en Colombia, mientras las autoridades ofrecieron hoy una millonaria recompensa por información que permita su captura.


El director de la policía colombiana, general Oscar Naranjo, dijo que la recompensa es de 500 millones de pesos por información que conduzca a la detención de Daniel Serna alias 'Kener', jefe de sicarios de la llamada Oficina de Envigado, una de las más peligrosas bandas delincuenciales.

Pese a su peligrosidad, 'Kener' -condenado por los delitos de concierto para delinquir y homicidio- permanecía en detención domiciliaria en Medellín por la decisión de una fiscal delegada que la otorgó alegando problemas de salud del detenido, a quien se impuso un dispositivo de vigilancia electrónica.

La fuga de Serna, de 33 años, desató una polémica entre las ramas Ejecutiva y Judicial, que se acusaron mutuamente por el hecho. El gobierno de Alvaro Uribe culpó a la Fiscalía, mientras ésta recordó que el cuidado de los reclusos está a cargo del ministerio del Interior y Justicia.

El presidente Alvaro Uribe expidió un comunicado en el que recordó que "las decisiones de la Justicia que tienen que ver con excarcelación de delincuentes de la mayor peligrosidad, autorizaciones de detención domiciliaria y traslados de presos propician condiciones para fugas".

"No podemos estar en el plan de acusarnos mutuamente sino dejar en claro quién tenía el control sobre la detención, si hubo relajamiento en los controles, todo eso se tiene que investigar", señaló, a su vez, el fiscal general encargado, Guillermo Mendoza.

La esposa del delincuente, María Victoria Puerta, afirmó que Serna no escapó sino que un grupo de desconocidos intentó secuestrarlo, aunque su versión no tuvo credibilidad entre las autoridades que recordaron que Serna intentó fugarse en dos ocasiones anteriores.

Hace dos semanas, dos ex paramilitares que estaban recluidos en la penitenciaría La Picota de Bogotá se fugaron en circunstancias aún no esclarecidas, lo que motivó la renuncia de la directora del estatal Instituto penitenciario y carcelario (Inpec).

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad