domingo 07 de febrero de 2010 - 10:00 AM

La economía, con y sin Uribe

Si habrá o no reelección es la mayor incertidumbre política del país.

Ese dilema tiene en vilo a partidos políticos, relaciones internacionales y, por supuesto, la economía.

Para algunos analistas el tema genera reacciones directas en la inversión extranjera, el crecimiento y hasta el empleo; pero para otros, el panorama económico con o sin Álvaro Uribe nuevamente en el poder, no influirá demasiado, a menos que la Presidencia tome un giro hacia la centroizquierda.

Álvaro Camargo, de investigaciones Interbolsa, aseguró que no se puede desconocer que parte de la llegada de inversión extranjera al país, así como el ingreso de turistas, construcción pública, entre otros, dependió de la 'política de seguridad democrática' del presidente Uribe.

'Si Uribe no se lanza, todos esperan que llegue al poder alguien con afinidad a sus ideas, que continúe con planes de seguridad, lucha contra el terrorismo, entre otros, y los inversores sigan llegando a Colombia. Habría que esperar las propuestas de los candidatos; pero la única manera de que todo cambie sería que ganara las elecciones un partido totalmente opuesto a la ideología uribista', anotó Camargo.

Para Salomón Kalmanovitz, decano de ciencias económico y administrativas de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, aseguró que la mayor preocupación de la reelección es Venezuela. 'A las multilaterales les incomoda ver a un caudillo incrustado en el poder justo al lado de Hugo Chávez, porque no tendría autoridad moral para criticar a nuestro vecino', dijo.

Unos sí, otros no


Para el analista de Acciones y Valores, Alexander Cárdenas, en este momento la economía ya tiene definida una dinámica y el impacto electoral en la economía será determinado por quién repunte en las encuestas.

'En cuanto a la confianza inversionista, la volatilidad generada ya se vive en los mercados. No importa si es Uribe o no el próximo presidente, lo fundamental es si las políticas se van a mantener', dijo.

Álvaro Montenegro, profesor de economía de la Universidad Javeriana, advierte que en el ambiente mundial queda la percepción de que Colombia es la ‘república bananera’ del pasado.

'Cualquier incertidumbre que interfiera con la habilidad para predecir ganancias o beneficios es mala para la economía. El referendo es un enorme cambio en las reglas y constituye una señal más de que acá la Constitución y las leyes son un chiste y pueden cambiar de un día para otro, así sea legal', señala Montenegro, y añade que 'los contratos de estabilidad jurídica son el reconocimiento del Gobierno de que no espera respetar las leyes y serían innecesarios si hubiera estabilidad'.

El economista y consultor privado, César González, afirma que el referendo genera cierta inquietud pero que en la medida en que ese proceso se lleve con cierta apacibilidad, no creo que tenga mayor impacto en la economía. 'No veo un impacto económico serio de un referendo o no. Habría que ver qué pasa con el resultado del referendo, qué clase de agitación política se presente con el resultado', agregó.

Andrés Felipe Cardona, del Eafit, asegura por su parte que las calificadores de riesgo son medidoras de los beneficios o perjuicios de una reelección presidencial. 'Si bien en principio se pensaría que estas instituciones pueden ver con malos ojos este proceso, ya que se estarían afectando por ejemplo la independencia de poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) y todo lo que esto representa, en el fondo de todo, garantiza a los empresarios extranjeros y a las mismas calificadoras que las políticas tendrán continuidad, o al menos eso pensaríamos, sobre todo en temas como Seguridad Democrática, que naturalmente seguirá siendo la bandera del actual gobierno y como él mismo la llama, el 'pilar' de la economía'.

Para Cardona, la Continuación de Uribe en el poder puede hacer pensar en continuación del buen manejo de las variables macroeconómicas, la disciplina fiscal, que ha sido uno de los grandes logros y más después de que en la actual crisis se ha demostrado que no es viable revertir medidas de política económica.

'Estos factores conducen a pensar que la volatilidad del índice Embi podría ser mayor si la reelección es rechazada, ya que en un escenario como esos, tambalea la continuidad de algunas políticas, e incluso se podría dificultar la consecución del grado de inversión. A esto se agrega la incertidumbre ligada a la percepción que del gobierno colombiano tenga la renovada dirigencia norteamericana, vale recordar que una de las principales trabas al TLC son las supuestas condiciones antidemocráticas y las bajas garantías en las que se desenvuelve el mercado laboral colombiano. Extraer una conclusión final es difícil, lo único claro es que el ambiente político no solo a nivel local sino también internacional, jugará un papel determinante en el comportamiento de nuestros niveles de calificación y la viabilidad de emisión de deuda', anotó.

Para el economista Guillermo Perry, una reelección es altamente riesgosa porque 'no se han hecho las reformas a los procedimientos para el nombramiento de los funcionarios que ejercen el control fiscal o los miembros del Emisor.  En esas condiciones, el balance de pesos y contrapesos que diseñó la asamblea constituyente queda totalmente roto. No es que la reelección sea mala en cualquier circunstancia, lo que es malo para la estabilidad de esas instituciones y de la propia economía es cuando se le injerta la posibilidad de reelegir por dos periodos a un presidente'.

Para Roberto Steiner, de Fedesarrollo, si bien se han alcanzado logros desde el punto de vista de la seguridad en el orden público, otra cosa se da en materia de los beneficios tributarios que se otorgan a algunas empresas. 'Y en el tema hay mucha desigualdad', dijo.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad