sábado 06 de febrero de 2010 - 12:52 AM

La nevada en Washington impone respeto hasta a Obama

La perspectiva de una tormenta que se calcula dejará cerca de 60 centímetros de nieve en Washington y sus alrededores impone respeto hasta al presidente Barack Obama, quien ha evitado los comentarios jocosos, pese a que en 2009 bromeó por una supuesta falta de aguante en esta capital cuando nieva.

En esta ocasión, declaró hoy el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, "hasta un hawaiano trasplantado a Chicago (una ciudad célebre en EE.UU. por el frío de sus inviernos) como es el presidente le tiene respeto a dos pies (sesenta centímetros) de nieve".

Aunque, recordó, Obama no padece los inconvenientes que la ventisca causa a los ciudadanos comunes y corrientes. "Para empezar, no tiene que limpiar la nieve de la entrada de su casa", recordó.

El año pasado, poco después de su toma de posesión, Obama causó el enojo de muchos residentes de Washington cuando bromeó sobre la supuesta falta de aguante en esta capital cuando nieva.

Ese año, el mandatario también se había burlado de que las escuelas cerraran, a su juicio de modo innecesario, en un día de nieve.

"Como dicen mis hijas, en Chicago las escuelas no cierran nunca por nieve", declaró entonces Obama, quien afirmó: "Vamos a tener que insuflar un poco de la dureza de Chicago a los habitantes de Washington".

Pero, ante una tormenta de una duración proyectada de 36 horas y que, según los meteorólogos, podría batir las marcas históricas de precipitación de nieve en la zona, el gobernante estadounidense este año ha evitado los comentarios jocosos.

En sus salidas oficiales hoy, a la sede de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) para participar en un funeral por los siete agentes asesinados en Afganistán en diciembre y a una empresa de reparación de sistemas de calefacción en Maryland, la comitiva presidencial se desplazó no en los autos habituales sino en vehículos todo terreno.

Y en su visita a la empresa de calefacción, Obama recomendó a los trabajadores que se "mantuvieran alejados de la nieve".

Pese a la ventisca, la Casa Blanca no calcula que el presidente vaya a verse obligado a alterar su programa oficial para los próximos días.

El resto de sus actividades oficiales de hoy tendrán lugar en la Casa Blanca. Mañana, sábado, prevé acudir a la reunión de invierno del Comité Nacional Demócrata, en un hotel de Washington.

Sin embargo, Gibbs indicó que el hotel se encuentra lo suficientemente próximo a la Casa Blanca como para que la nieve no represente una complicación logística excesiva.

El domingo, el presidente tiene previsto ofrecer una fiesta en la Casa Blanca para ver la Super Bowl, la final del campeonato de fútbol americano, a la que ha invitado a legisladores de los dos partidos y a veteranos heridos en las guerras de Irak y Afganistán.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad