sábado 04 de abril de 2009 - 10:00 AM

Los 10 hechos de sangre que sacudieron al país

Desde la década de los 50’s hasta nuestros días, los asesinatos, los odios, las masacres, la destrucción de propiedad privada y los actos delictivos de grupos armados al margen se la ley han dejado huella en la mente de los colombianos.

Hechos que por su crueldad desmedida rasgaron el alma de un pueblo y que, a pesar de la lucha incansable por hacer justicia, siguen impunes ante la sociedad. Vanguardia Liberal presenta y recuerda diez hechos sangrientos que marcaron la vida del país.

bananeras
La Masacre de las Bananeras ocurrió en Ciénaga, el 6 de diciembre de 1928. Es talvez uno de los episodios más vergonzosos de la historia colombiana, pues fueron las Fuerzas Armadas de Colombia las que abrieron fuego contra un número indeterminado de trabajadores de la United Fruit Company, por orden del presidente, Miguel Abadía Méndez. Desde 1920, los sindicatos pedían un trato digno para sus trabajadores; por esta razón los 30 mil obreros de esta compañía  (actual Chiquita Brands) entraron en huelga, pidiendo descanso dominical, mejor atención medica y mejor salario. El número de muertos no se ha determinado y sigue siendo motivo de debate, pues las cifras oscilan entre las 50 y 75 víctimas mortales.

el Bogotazo
Se conoce como Bogotazo al período de protestas y desórdenes surgido después del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948, en el centro de Bogotá. La ciudad fue devastada por los enfrentamientos, calle a calle, entre partidarios liberales y conservadores, entre el Estado y los alzados en armas, entre los saqueadores y quienes trataban de recomponer el orden. Tras varios días de revueltas quedaría el pavoroso saldo de cerca de 3.000 personas muertas o desaparecidas y más de 146 edificaciones destruidas.

‘eL VAMPIRO’
El asesinato de dos niños y la desaparición de otros dos menores convirtieron a Pedro Vicente Calderón Acosta, en el hombre más perseguido en la historia criminal de Santander. A este albañil lo acusaron de cometer horrendos vejámenes contra niños que marcaba con letras y números. Sus víctimas fueron destrozadas a mordiscos, relatan los expedientes de la época.

POZZETO
Como todo un hecho cinematográfico fue considerada la masacre de Pozzeto que tuvo como protagonista a Campo Elías Delgado, un veterano de la guerra de Vietnam adscrito al ejército de los Estados Unidos. El 4 de diciembre de 1986 asesinó a 30 personas e hirió a 15 más en el edificio donde vivía y en un restaurante de Bogotá llamado ‘Pozzeto’. Después de estos crímenes el hombre se quitó la vida. La tragedia fue narrada en una novela y también llevada a las pantallas de cine en las que cuentan como Campo Elías Delgado arrinconó a sus víctimas para dispararles a quemarropa en la cabeza.
Masacre de Trujillo
Así se le conoce a los asesinatos ocurridos en los municipios de Trujillo, Riofrío y Bolívar entre 1986 y 1994. En este lapso de tiempo murieron 245 personas. Dentro de los actos de violencia se encontraron asesinatos selectivos y torturas cometidos por una alianza entre los narcotraficantes Diego Montoya, alias ‘Don Diego’ y Henry Loaiza, alias ‘El Alacrán’, junto a miembros de la Policía y el Ejército. Estos actos tenían como objetivo el amedrentar a población civil que presuntamente brindaba apoyo a las guerrillas. En febrero de 1995, el presidente, Ernesto Samper, reconoció que hubo responsabilidad del Estado en la Masacre de Trujillo.

garavito
El conocido asesino, pedófilo y pederasta, Luis Alfredo Garavito Cubillos, a sus 44 años, fue declarado por los investigadores y jueces como un asesino en serie. Este hombre fue capturado el 22 de abril de 1999, en Villavicencio, cuando miembros del CTI de la Fiscalía lo descubrieron intentando agredir sexualmente a un menor. El hombre confesó ser el autor de la muerte de 147 niños en distintas regiones de Colombia, pero a la fecha la Fiscalía lo investiga por el homicidio de 176 niños en su paso por 59 municipios del país.

El Salado
El Salado es un caserío ubicado en los Montes de María, en El Carmen de Bolívar. Entre 16 al 19 de febrero de 2000, hombres del Bloque Norte de las Auc, que comandaba Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’, y con presunta complicidad de miembros de las Fuerzas Armadas, fueron torturadas, degolladas y decapitadas un número aún sin determinar de pobladores. Entre las víctimas están una niña de seis años y una mujer de 65. En junio pasado la Fiscalía determinó que fueron más de 100 los muertos.

Chengue
La Masacre de Chengue, fue un asesinato masivo que tuvo lugar en la población de Chengue, ubicada en los Montes de María, corregimiento de Ovejas (Sucre), en la madrugada del 13 de febrero de 2001.
Según el paramilitar desmovilizado alias ‘Juancho Dique’, quien comandó la operación, la masacre fue perpetrada por órdenes de órdenes de Carlos Castaño. En la masacre fueron asesinadas 27 personas de manera silenciosa por cuenta de 60 paramilitares, quienes asesinaron a sus víctimas golpeándolas en la cabeza con un mortero de hierro, también usaron cuchillos y machetes.

BOJAYÁ
El 2 de mayo de 2002, en el interior de la iglesia de Bojayá (Chocó) explotó un cilindro bomba que dejó la muerte de 119 personas. La pipeta fue lanzada por miembros del Bloque 58 de las Farc. El suceso tuvo lugar en el marco de los enfrentamientos armados que en ese mismo pueblo se desarrollaron entre las Farc y las Auc, ambas empeñadas en mantener el control de la zona y el acceso al río Atrato.

Jamundí
La Masacre de Jamundí fue perpetrada por un ‘Batallón de Alta Montaña’ del Ejército, comandado por el coronel Byron Carvajal, contra un cuerpo élite antinarcóticos de la Policía, el 22 de mayo de 2006 en el municipio de Jamundí, Valle. El 18 de febrero de 2008, un juez civil de Cali condenó a 15 militares por la masacre de 10 policías y un civil. Inicialmente se habló de una equivocación por parte de los soldados, no obstante, el caso fue investigado y juzgado determinándose que los militares estaban al servicio del narcotráfico.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad