martes 19 de mayo de 2009 - 12:03 AM

Los 34 meses de Santos como Mindefensa

El ahora saliente ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, deja un balance de 34 meses de gestión con uno de los ministerios que más resultados visibles ha entregado al país, aunque también salpicado por los 'falsos positivos'.

Con siete golpes contundentes a las Farc y tres al narcotráfico, entre muchos otros, Santos ha desmoronado las bandas emergentes, los narcotraficantes y la guerrilla. Esto para muchos colombianos lo convierte en el funcionario que embistió, de frente, a los grupos al margen de la ley.

Juan Manuel Santos

En 2006, los problemas de orden público por los que atravesaba Colombia no permitían pensar en una ‘Operación Jaque’, la misma que retornó a la libertad a 15 de secuestrados de las Farc a quienes muchos denominaban las 'joyas de la corona'.

A pesar de estos logros, Santos ha tenido que soportar el peso de las ejecuciones extrajudiciales por parte de algunos integrantes de la Fuerza Pública, los mismos que los medios han conocido como ‘falsos positivos’, tormenta que aún no cesa.

El 19 de julio de 2006, Juan Manuel Santos se posesionó como titular de la cartera de Defensa desde donde ha podido afirmar, sin temor a equivocarse, que: 'Gústele a quien le guste, hemos dado los golpes más contundentes de la historia'.

Hace 34 meses comenzó a planear cómo asestar los golpes a los delincuentes más buscados en Colombia, tanto de las Farc, como a capos de las bandas criminales, muchos al servicio del narcotráfico.

Con ese objetivo en la cabeza se adelantó el primer consejo de seguridad en Neiva, Huila, primera región que visitó para evaluar hechos de delincuencia y para recibir información detallada sobre los resultados operacionales de la Fuerza Pública.

Tan sólo cuatro días después de ocupar su silla en el Ministerio de la Defensa, fue rescatado Juan Carlos Lizcano, el hijo del ex congresista Óscar Tulio Lizcano, y quien se fugó de las Farc junto con su carcelero, alias Isaza, hoy en Francia.

El plan Patriota
El 27 de julio de ese año, tropas de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega incautaron más de 16 toneladas de material de intendencia que iban para las Farc, en zona rural del municipio de La Macarena, Meta.

Entre las primeras actuaciones de Santos contra la guerrilla estuvo la activación de cuatro Brigadas Contraguerrilla que operarían en diferentes regiones del país. Los cuatro nuevos complejos militares fueron instituidos para controlar y mantener el orden público en los departamentos de Cauca, Meta, la zona del Eje Cafetero y Norte de Santander.

Con estos esquemas se esperaba combatir a la insurgencia, estrategia que iba acompañada del plan de recompensas. Lo que no se esperaba el Gobierno es que el remedio resultaría peor que la enfermedad, pues se convertiría en una excusa para acceder a beneficios y cobrar dinero a cambio de guerrilleros muertos, muchos de ellos que resultaron ser personas inocentes. Esta sería la génesis de los llamados ‘falsos positivos’.

Los escandalosos resultados de esta política salieron a la luz pública en el segundo semestre de 2008, cuando once jóvenes del municipio de Soacha, Cundinamarca, luego de ser reclutados por miembros de la Fuerza Pública, aparecieron asesinados en Ocaña, Norte de Santander.

Estos hechos motivaron, el 29 de octubre de 2008, una histórica purga en las fuerzas militares. Desde la Casa de Nariño el presidente de la República, Álvaro Uribe; el Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, y la cúpula militar en pleno anunciaron la destitución de 27 integrantes del Ejército por presuntos nexos con las desapariciones de los jóvenes de Soacha.

Esa decisión se tomó luego de que una comisión de investigación ordenada por el Gobierno analizara, durante tres semanas, la forma en que murieron los desaparecidos, quienes en principio fueron reportados como integrantes de grupos armados ilegales.

Este ha sido quizá el lunar de la administración Santos, porque en realidad más han sido los aciertos entre los que se entremezclan nombres y alias tanto guerrilleros, como de narcotraficantes y de cabecillas de las llamadas bandas emergentes.

Negro Acacio
En una operación aire y tierra fue ultimado Tomás Medina caracas, alias el Negro Acacio, considerado el encargado del 'negocio' que une a las Farc con el narcotráfico.

Martín Caballero
Gustavo Rueda Díaz murió en combates con el Ejército en el departamento de Bolívar. Este hombre era el máximo cabecilla del Bloque Caribe de las Farc y considerado el responsable del secuestro del ex canciller Fernando Araújo.

Pablito
El golpe propinado a alias ‘Pablito’ es tal vez uno de los más trascendentales actos contra el ELN. Carlos Marín Guarín, alias Pablito, era el cabecilla de tres de los siete frentes que componen este grupo subversivo.

Marzo negro
Un capitulo aparte merece el mes de marzo de 2008. ‘Raúl Reyes’, Iván Ríos’ y ‘Manuel Marulanda’ murieron gracias a la presión ejercida por la Fuerza Pública.

El 1 de marzo comenzó la mala racha para la guerrilla más antigua del mundo. El número dos de la organización guerrillera Luis Edgar Devia Silva, ‘Raúl Reyes’, murió tras un bombardeo a un campamento en territorio ecuatoriano. La acción militar se inició a las 12 y 25 minutos de la madrugada, luego de haber recibido información de una fuente humana que permitió rastrear la ubicación de Reyes.

Siete días después Manuel Jesús Muñoz, alias Iván Ríos, comandante del Frente José María Córdoba y coordinador del bloque noroccidental de las Farc, fue asesinado y entregado por uno de sus lugartenientes, Pedro Pablo Montoya, alias Rojas.

Posteriormente, el 26 de mayo, se conoció la muerte de Pedro Antonio Marín, ‘Manuel Marulanda’ o ‘Tirofijo’. Días más tarde, organismos de inteligencia de la Fuerza Pública determinaron que el deceso de quien fuera el máximo jefe de las Farc se produjo el 26 de marzo de 2008.

Operación Jaque
Sin duda alguna la llamada ‘Operación Jaque’ fue el golpe más contundente. Su conclusión fue el 2 de julio de 2008 con la libertad de Ingrid Betancourt, tres contratistas estadounidenses y 11 militares.

Esta operación no sólo penetró al Secretariado de las Farc y a la primera cuadrilla de esa guerrilla, al mando de alias ‘César’, quien además fue capturado, sino que le arrebató de las manos las únicas cartas con las cuales en realidad podría ser presionado el Estado.

Los secuestrados estaban divididos en tres grupos, cerca al río Guaviare. Las órdenes falsas del ‘Mono Jojoy’ en las que disponía el traslado de los plagiados hacia el sur del país, para pasar a órdenes de ‘Alfonso Cano’, fue el señuelo.

Don Diego
El 11 de septiembre de 2007 fue capturado uno de los hombres más buscados en el mundo: Diego León Montoya Sánchez, alias ‘Don Diego’, quien aparecía al lado de Osama Bin Laden como uno de los terroristas más peligrosos en la actualidad. La captura se produjo en la finca ‘El Pital’, ubicada en la vereda El Vergel, del municipio La Paila (Valle del Cauca).

Los Mellizos
El 2 de mayo de 2008, y en tan solo una semana, comenzó la caída del imperio creado por los llamados ‘Mellizos’, como se conocía a Miguel Ángel y Víctor Manuel Mejía Múnera.

Víctor Manuel fue abatido por tropas del orden el 29 de abril de 2008, en Tarazá (Antioquia), mientras tanto Miguel Ángel fue capturado en Honda, Tolima, el 2 de mayo siguiente, cuando se dijo, viajaba con la idea de asistir al sepelio de Víctor.

Don Mario
A pesar de los contundentes golpes que se venían reportando, uno de los casos que no se pueden obviar es el relacionado con Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, quien fue capturado el 15 de abril de 2009 en Necoclí, Urabá antioqueño, luego de varios meses de seguimiento por parte de la Policía.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad