domingo 16 de mayo de 2010 - 10:00 AM

Lucha sin mala intención

Lucha sin mala intención, ganas de demostrar la supremacía de su técnica y camaradería más allá de la violencia, son tres de las consignas que las Artes Marciales Mixtas pretenden inculcar a sus practicantes cada vez que hay un encuentro en el octágono.

Esta disciplina, que lleva dos años metiéndose fuerte en el país, mezcla diferentes modalidades dentro de un ‘campo de batalla’. Kick boxing, Jiu-jitsu, Jiu–jitsu brasileño, Lucha libre, Muay thai, Tempo y Kung fu, son apenas algunos de los deportes que se conjugan en ellas.

Jaime Arturo Peña es el presidente de la Federación Colombiana de Artes Marciales Mixtas (Fedeamm), entidad que ya reúne a 125 peleadores y 42 clubes del territorio nacional. Se encuentra realizando trámites ante Coldeportes para que esa entidad sea reconocida oficialmente y tiene dentro de sus fines profesionalizar el deporte, para llevar a los mejores exponentes a competir en Estados Unidos, Australia y otros destinos.

Mientras en las ‘grandes ligas’ de la actividad un deportista puede ganar hasta un millón de dólares por cada combate, en Colombia máximo pueden hacerse acreedores a dos millones de pesos. El trabajo de la nueva federación está encaminado a profesionalizar la labor y permitirles a sus exponentes una mejor calidad de vida.

Un proyecto naciente

¿Qué es la Federación Colombiana de Artes Marciales Mixtas?
Se creó hace dos años con el fin de motivar a los muchachos que ven las Artes Marciales Mixtas desde Estados Unidos, para que las tengan más cerca como deporte en Colombia. También se hizo pensando en que se puedan acabar lo que en algunas partes del país son las peleas ilegales.

¿Entre qué edades están los peleadores y cuál es el perfil general de ellos?
Para competir estamos entre los 18 y 40 años y allí encontramos a gente de estrato uno hasta del seis. La mayoría de los peleadores son estudiantes o profesionales: abogados, médicos, pilotos, diseñadores. No tenemos vagos en esta Federación, no se admiten.

¿Cuántas mujeres combaten?
Tenemos ocho inscritas y tienen un nivel muy bueno.

¿Cómo llegan las personas a esta Federación?
La idea es que se afilien a un club y luego acá, pero como la actividad está tomando tanta fuerza y los clubes no están tan organizados, llegan directamente a la Federación, donde los estamos recibiendo.

¿Cuántas personas están vinculadas hoy a la Federación?
Hay 125 peleadores inscritos y 42 clubes en el país. No sabemos de un número exacto de personas afiliadas, por ello vamos a hacer un censo para saber con quiénes contamos y qué estamos haciendo.

¿Qué diferencia hay entre lo que ustedes hacen y el llamado ‘Vale todo’?
El ‘Vale todo’ no tiene reglas y allí no hay una categorización de los combatientes, alguien de un metro con 92 centímetros y 100 kilos de peso puede combatir contra alguien de un metro con 70 y 77 kilos. En el reglamento que nosotros manejamos, que es el de la WFC (World Fighting Championships), se manejan varias categorías, como en el boxeo y las personas deben tener la misma contextura y rango para competir, incluso deben tener el mismo profesionalismo, no puede pelear alguien profesional con un amateur, ya que el aficionado debe tener un cierto número de peleas para que se profesionalice.

¿Cuáles son esas categorías?
Bantam (61 kilos), pluma (66 kilos), ligero (70 kilos), welter (77 kilos), mediano (84 kilos), semipesado (93 kilos), pesado (120 kilos) y mujeres.

La esencia y Colombia

¿Cuáles son las artes que se manejan en esta actividad?
Boxeo, Kick boxing, Jiu-Jitsu, Jiu–Jitsu brasileño, Lucha, Lucha libre, Muay thai, Kempo, Capoeira, Kung fu. Quien quiera entrar al octágono de artes marciales mixtas debe saber combatir de pie, en el medio y en el piso; es importante que la persona sepa las tres modalidades.

¿Cuál es la filosofía de las Artes Marciales Mixtas?
Las artes marciales como tal, dividiendo a cada una por su estilo, son milenarias, usted tiene que acomodarse al estilo del Kung fu, de la Capoeira, y para mí usted le pone su sello propio, aprende un poco de cada cosa. Igualmente, se basa en el respeto por el oponente, en saber que cada vez que se termina un combate los deportistas deben salir estrechándose las manos y con un abrazo.

¿Qué tipo de gente va a observar estos espectáculos?
Va gente preparada, de todos los estratos, se hace una sola familia.

Hoy hay un colombiano peleando en Estados Unidos, ¿cómo llegó allí?
Élder Ramos, ‘El Psicópata’, lleva 10 años en Estados Unidos y le ha costado mucho llegar a donde está. Allí un peleador amateur debe tener un mínimo de 50 peleas, en Colombia lo que más tiene son cinco y por ello el nivel que tienen los estadounidenses es tan alto. Él es caleño, ha ganado todos los campeonatos de lucha en la universidad y el colegio, está participando en la categoría de 185 libras y está buscando cazar una pelea en Australia con un cubano llamado Héctor.

¿En Colombia la gente que practica este deporte lo hace por amor a la actividad, gusto al espectáculo o por dinero?
En principio lo hace por amor al deporte, ya que en este momento no hay una solvencia económica para decir que lo hacemos por dinero, quisiéramos hacer más, no estamos retribuyéndoles mayor cosa, pero todo el mundo busca estabilidad económica, porque este deporte la da. Élder, por ejemplo, en Estados Unidos ya está económicamente bien posicionado, porque cobra 20 mil, 40 mil dólares por pelea, pero hablando de otros como ‘Tito’ Ortiz, ‘Iceman’, las grandes personalidades, no se suben a un octágono por menos de un millón de dólares.

¿Cuánto dinero puede ganar un peleador en Colombia?
Un millón de pesos y con patrocinio y todo dos millones.

¿Qué responde cuando la gente se le acerca y dice que este es un deporte muy violento?
Al Facebook acabamos de subir un video que dice: ‘¿qué es más violento, el fútbol o las artes marciales mixtas?’ En el fútbol a usted lo contratan para pegarle a un balón y se entrena para eso, no más, pero allí la violencia es absurda, tanto así, que se pasa a las tribunas. En las mixtas hay reglas, árbitros, hay dos personas compitiendo solamente por saber quién tiene las mejores técnicas, quién está mejor preparado física y mentalmente para vencer al otro, y cuando la pelea acaba todos salen tranquilos, salen contentos con lo que vieron.

¿Cómo va el proceso con Coldeportes para legalizar la Federación?
Vamos muy bien, tenemos muchos clubes inscritos y la idea es volverlos ligas, para con ellas buscar que Coldeportes nos de el piso jurídico para volvernos federación.

Como presidente de la Federación, ¿hasta dónde quiere llevar la actividad?
Hasta tener a todos los peleadores que se pueda en la WFC compitiendo por Colombia, ganando buen dinero, internacionalizando esto, teniendo fogueo.

ALGUNAS DISCIPLINAS

Kick boxing: Es un sistema de combate en el cual se utilizan los pies y las manos. Mezcla técnicas de boxeo y karate. No permite golpear con los codos y rodillas.
Jiu–jitsu: Se lucha en el suelo. Es considerada la más efectiva de combate en el suelo.
Muay Thai: Utiliza codos, rodillas y pateo. Se considera la técnica más efectiva para patear.
Kempo: Son técnicas basadas en proporcionar un control del oponente a través de diferentes técnicas de defensa personal.
Sambo: Es lucha cuerpo a cuerpo basada en el judo, el jiu–jitsu, el aikido, la lucha greco-romana y olímpica.

ASÍ SERÁ EL CAMPEONATO

Ayer, con la realización de un seminario dictado por Daniel Muralha, una de las insignias de la actividad, se dio inicio al primer Campeonato Nacional de Artes Marciales Mixtas.

Las primeras competencias serán el próximo 22 de mayo, con la categoría bantam, y se extenderán hasta el 18 de diciembre, cuando se cumplirán las finales en todas las divisiones.

Aparte de premios en efectivo para los ganadores, cada jornada se premiarán el nock out de la noche, la sumisión de la noche, pelea de la noche y peleador de la noche.

Las peleas de profesionales son de cinco rounds de cinco minutos; las de semiprofesionales, de tres asaltos de igual cantidad de minutos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad