martes 22 de septiembre de 2009 - 8:05 PM

Lula pide a gobierno de facto hondureño solución "negociada y democrática"

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva pidió hoy a los gobernantes de facto en Honduras aceptar una solución "negociada y democrática" que permita el regreso de Manuel Zelaya al poder.



"Lo normal que debería suceder es que los golpistas deberían dar un lugar a quien tiene derecho de estar en ese lugar, que es el presidente democráticamente electo por el pueblo", dijo Lula en rueda de prensa.

Lula lanzó además una advertencia al gobierno de facto, exigiendo que respete la inmunidad de la embajada. "Nosotros esperamos que los golpistas no entren a la embajada brasileña", enfatizó.

El presidente brasileño dijo en Nueva York, donde se encuentra para participar en la Asamblea general de la ONU, que habló por teléfono con Zelaya, refugiado desde el lunes en la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

Zelaya había sido depuesto y expulsado del país el 28 de junio, y dos intentos anteriores por regresar al país habían fracasado, pero el lunes regresó discretamente a la capital y solicitó refugio en esa embajada.

"Le pedí que tuviese mucho cuidado de no dar pie a pretexto alguno a los golpistas para recurrir a la violencia", agregó Lula. Dijo que Zelaya se encontraba bien. ¨Pasó bastante tranquilo en la embajada". "Me dijo que le pidió al pueblo que si hacía manifestaciones, que las mismas fuesen pacíficas", sostuvo.

Tras su regreso a la capital, Zelaya propuso un diálogo con el régimen de Roberto Micheletti, hasta el momento sin éxito.

Lula aclaró que Brasil no pretendía actuar como mediador en la crisis, papel que corresponde a la Organización de Estados Americanos (OEA), con cuyo secretario general, José Miguel Insulza, el canciller brasileño Celso Amorim está en permanente contacto.

"Celso Amorim ya habló con Insulza para ver si la OEA va para allá para tratar de ayudar", dijo Lula. "El negociador es el jefe de la OEA, él se tiene que sentar en la mesa de negociaciones y negociar".

Según Lula, la comunidad internacional ya no puede tolerar la persistencia de un gobierno golpista en América latina.

"No estamos más en los problemas de la década de los 60 y no podemos aceptar que por divergencias políticas alguien se halle en el derecho de deponer un presidente democráticamente electo", explicó Lula.

Si el dirigente "gusta o no gusta, eso se cambia en la elección", comentó. "Por eso apoyamos al presidente Zelaya y nos gustaría que los golpistas se dispusiesen a encontrar una salida negociada y democrática".

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad