martes 30 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Más de 67 mil hectáreas de bosque han sido quemadas

Pasados tres meses del 2010 las llamas han consumido 67.074 mil hectáreas de vegetación, producto de una combinación letal: un aumento de la temperatura y la manipulación de objetos incendiarios por parte de manos pirómanas o descuidadas.

Por eso, en esta temporada de pasión, en la que los lugares predilectos para los creyentes son los cerros donde se encuentran templos o imágenes religiosas, las alertas se mantienen prendidas. Tanto para que las alcaldías y gobernaciones estén atentas ante cualquier eventualidad, como para que la comunidad evite acciones que puedan desencadenar incendios.

A la fecha se encuentran activos 13 incendios. En Boyacá: en los municipios de Belén, Ráquira, Panqueaba, Turmequé, Firavitoba, Guican y El Cocuy. En Cundinamarca: en los municipios de Cabrera, Tausa, Nemocón, Pasca y Tenjo. Y en Arauca en el municipio de Arauquita. Los incendios que se mantuvieron encendidos durante la semana pasada en los municipios de Cuitiva y Guicán en Boyacá ya fueron controlados.

El Coordinador de la Unidad Administrativa de Atención de Emergencias de Cundinamarca, Jaime Matiz, explicó que las 116 alcaldías de este departamento deben tener listos los planes de contingencia para atender incendios que se puedan presentar en esta semana, especialmente jueves y viernes santo, los días de mayor concurrencia a los cerros y sitios de oración.

Matiz resaltó que es responsabilidad de las administraciones locales definir con los comités locales de emergencia los turnos de los organismos de socorro, para que estén prestos ante cualquier emergencia y puedan cubrirla de forma oportuna.

Como se ha reiterado en constantes ocasiones los incendios no se provocan solo por el incremento de las temperaturas. Por eso, para Matiz es vital que la comunidad se abstenga de quemar basura en zonas boscosas y evite utilizar fuego para actividades recreativas, como fogatas o los famosos paseos de olla.

Por su parte el Coordinador Ambiental del Cuerpo de Bomberos de Cali, el Capitán Jairo Soto, resaltó que se han venido trabajando acorde con las disposiciones que hizo el Ministerio de Medio Ambiente. Sin embargo, como Cali es una de las ciudades donde los fervientes salen a peregrinar hacia las tres cruces, se tomaron medidas de contingencia adicionales.

Pese a que el cuerpo de bomberos capacitó a 200 miembros del Ejército y a 80 miembros de la Policía Nacional a nivel distrital para que ayudaran con las labores de control de las conflagraciones, según Soto no se han hecho lo suficiente para prevenir los incendios mediante campañas de concientización y capacitación para que las personas no usen fuego en zonas de riesgo, más aún en una temporada donde el fenómeno del niño, incentivó el incremento de las temperaturas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad