domingo 18 de octubre de 2009 - 10:00 AM

Micheletti resiste a presión internacional y gana tiempo a Zelaya

El Gobierno de facto de Honduras resistió esta semana una vez más a la presión internacional y a los plazos dados por el depuesto presidente Manuel Zelaya para llegar a un acuerdo sobre su retorno al poder, ganando tiempo mientras se aproximan las elecciones.

Tras tirantes negociaciones durante nueve días, el diálogo quedó al borde de la ruptura cuando el pasado viernes ambos partes ventilaron en público el nudo del conflicto: Zelaya propone que su restitución la decida el Congreso y el régimen de facto de Roberto Micheletti insiste en que debe ser la Corte Suprema de Justicia (CSJ). Aunque pasaron sin pena ni gloria al menos tres plazos que impuso para el término de la negociación, Zelaya, refugiado en la Embajada de Brasil, extendió de nuevo a mañana la espera para que sea aceptada su propuesta, tras considerar que la de Micheletti era 'absolutamente inaceptable' y 'absurda'.

'Esto es una burla, una bofetada a la comunidad internacional, el régimen boicotea el diálogo y lo usa como estrategia de dilación para sostenerse arbitrariamente en el poder y llegar a las elecciones, que serán un fraude', dijo el líder defenestrado.

A pesar de que el Congreso nombró a Micheletti como gobernante de facto, Zelaya aseguró confiar en que la lucha política y la presión internacional hayan propiciado el clima para 'enmendar un error político', 'una rectificación honrosa'.

Pero en nombre de Micheletti, el ministro de la Presidencia, Rafael Pineda, defendió que sea la CSJ la que decida porque Zelaya está acusado de 18 delitos políticos y comunes -como corrupción-. 'El Congreso no puede dirimir asuntos que competen a otro poder del Estado', aseveró.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad