viernes 31 de octubre de 2008 - 1:39 AM

Nadie quiere resolver la tutela interpuesta por Mauricio Pimiento

La acción de tutela con la cual el ex senador Mauricio Pimiento pretende echar abajo la condena a siete años de prisión que le impuso la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, por sus nexos con paramilitares, se convirtió en la 'papa caliente' que nadie quiere.

Por lo menos así lo evidencian las acciones que al respecto han adoptado tres Altas Cortes: la Suprema, la Constitucional y el Consejo de la Judicatura, además del Consejo Seccional de la Judicatura, quienes le han hecho el quite al amparo reclamado.

Alrededor de tres meses atrás el ex congresista, hoy recluido en la cárcel la Picota de Bogotá, recurrió por primera vez a la tutela por considerar que con la condena en su contra la Corte Suprema le violó varios de sus derechos fundamentales, entre ellos, al debido proceso.

Desde ese día, esa acción ha peregrinado por más de media docena de despachos, en los que los funcionarios responsables le han hecho el quite a una decisión que para muchos podría tumbar el proceso de la 'parapolítica'.

La primera estación se dio en la Corte Suprema de Justicia, que basada en su jurisprudencia anterior, negó la procedencia de tutelas contra sentencias judiciales. Ese fue el paso para llegar al Consejo Seccional de la Judicatura, en donde las pretensiones de Pimiento no tuvieron éxito.

Esta decisión le dio un respiro a la Sala Penal de la Corte Suprema, en donde algunos sectores creían que por esa vía judicial estaba seriamente amenazada la llamada parapolítica.

En seguida, y en apelación, el caso llegó al Consejo Superior de la Judicatura, en donde el pasado 22 de octubre se definió enviar el proceso a la Corte Constitucional, con el argumento de que ese es el máximo tribunal en materia de tutela, teniendo en cuenta además, el cambio de jurisprudencia de la Corte Suprema, en cuanto permite que las tutelas sí sean revisadas.

A pesar de esos argumentos, la Constitucional acaba de devolver, a la Judicatura, la tutela, por considerar que no están dados los presupuestos para proceder a la revisión, y que en este caso no se dio ni siquiera un conflicto de competencias.

Así las cosas, el 'balón' está de nuevo en la 'cancha' de la Judicatura, a la cual le quedan dos salidas: fallar la tutela a favor o en contra de Pimiento, y dos, devolver la acción a la Corte Suprema, para que, con motivo del referido cambio jurisprudencial, acepte el caso que en últimas podría llegar de nuevo a la Corte Constitucional.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad