lunes 20 de abril de 2009 - 10:00 AM

Nueva era de relaciones entre Latinoamérica y Estados Unidos

Los nubarrones políticos que precedieron a la cita continental por las advertencias de los mandatarios de los países miembros de la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba) de no firmar la declaración final de Puerto España se disiparon al comenzar la Cumbre.

Contrario a lo esperado, la reunión fue marcada desde el inicio por un ambiente de cordialidad y de confianza entre el presidente estadounidense, Barack Obama, y el resto de mandatarios, seducidos por su personalidad, lo que permitió superar incluso las diferencias existentes en cuanto a los términos de la declaración final. 'Aprovechar esta oportunidad no será siempre fácil. Habrá desacuerdos, pero vamos a trabajar con nuestros respectivos equipos para alentar la puesta en marcha, de esta nueva relación y todo lo que conlleva', explicó Obama, quien subrayó que a partir de ahora 'lo importante son los hechos, no las palabras'.

Esa sensación de respeto mutuo permitió que la declaración final fuese finalmente firmada por el primer ministro de Trinidad y Tobago, Patrick Manning, en nombre de todos los participantes, y no hubo vetos, sino la expresión de algunas reservas de Venezuela, Bolivia, Brasil o Argentina, por motivos tan diversos como Cuba; además de los biocombustibles o la crisis económica mundial.

Pero más allá de los 97 puntos de que consta el documento final, y que abordan asuntos que van desde la seguridad pública hasta la gobernabilidad democrática, pasando por la prosperidad humana, la seguridad energética, la sostenibilidad ambiental y la seguridad pública; la Cumbre sirvió también para dar un giro a las difíciles relaciones de Venezuela con Estados Unidos.

Queda pendiente, sin embargo, el caso de Cuba, sobre el cual la mayoría de los países del continente cree que debe zanjarse con el regreso de la isla a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Sin embargo, la isla ya ha dado señales de que no le interesa volver a un organismo como la OEA, con lo cual el asunto debe seguir en la agenda continental, aunque varios mandatarios expresaron su esperanza de que la isla asista a la próxima Cumbre, cuya sede aspiran a organizar Colombia, Venezuela y Paraguay, entre otros.

OPINION

Visión de los presidentes sobre la Cumbre

Álvaro Vélez, presidente de Colombia
'La reunión de los 34 jefes de Estado y de gobierno terminó de manera muy positiva, con muy buen espíritu pese a la deliberación y diferencias sobre algunos temas'.

Hugo Chávez, presidente de Venezuela
'Todo terminó como debía ser, el encuentro fue todo un éxito que derivó en un conjunto de compromisos tácitos y otros expresamente definidos'.

Felipe Calderón, presidente de México
'No habíamos asistido a una cumbre con tal nivel de franqueza y cordialidad (…) fue una cumbre histórica, por el aliento, por el espíritu constructivo'.

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua
'La cumbre dejó pasos positivos para una nueva etapa de relaciones entre Estados Unidos con América Latina y el Caribe. Se está estableciendo un nuevo diálogo'.

Lula da Silva, presidente de Brasil
'Me voy sorprendido por las cosas positivas que ocurrieron ya que EU y los demás países del continente crearon una nueva forma de vencer las divergencias'.

Manuel Zelaya, presidente de Honduras
'Hay otra actitud, totalmente diferente, en el trato de Obama: más apertura, más diálogo, más respeto. Hay buenas perspectivas'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad