viernes 12 de junio de 2009 - 7:19 PM

Nueva York inaugura jardines colgantes en vieja vía de ferrocarril

Con su casco y su porte de luchador, el inspector de obras Gerarg Zimmermann no parece una persona sentimental, pero en el nuevo parque de Nueva York los sentimientos son difíciles de esconder.

Luego de tres años de obras para transformar en jardín colgante una vieja línea ferroviaria elevada, Zimmermann está orgulloso del resultado.


"¿Les gusta?", pregunta a los transeúntes. "¿Ni siquiera una sonrisa?", implora a una bella joven. La mujer sonríe y Zimmermann queda satisfecho.

"Nos dio mucho trabajo", suspira el inspector al hablar del "High Line Park", que abrió al público esta semana.

Los creadores del parque se preguntaban ansiosos si la ciudad apreciaría la excéntrica iniciativa agregada a los espacios verdes de Nueva York, pero ahora pueden estar tranquilos.

Desde temprano a la mañana, en día de semana, decenas de turistas, estudiantes, jubilados y algún trabajador escapado de la oficina deambulaban por la vieja línea de tren sobre el río Hudson y el Meatpacking District, el ex barrio de los frigoríficos convertido en exclusiva zona residencial y de tiendas de lujo en el oeste de Manhattan.

Flores salvajes, hierbas y vegetación variada plantadas sobre la vieja vía generan ahora comentarios admirados de los habitantes de la zona, acostumbrados a vivir entre ladrillos y cemento.

Un hombre joven se dispone a fotografiar una mata de flores. Una mujer queda extasiada por el césped que surgió sobre el hormigón. "El césped es algo tan artístico", dice la mujer.

Los curiosos transitan por la vía que hasta hace tres décadas transportaba la carne hasta los frigoríficos para ser transformada en bifes y salchichas.

Pero eso ya pertenece al pasado industrial de la ciudad, ahora dedicada a otras actividades como las finanzas, los medios de comunicación o el turismo.

Hacia 1900, el barrio tenía 250 mataderos y plantas procesadoras de carne. En 1934, los trenes de carga fueron desplazados a la línea elevada para evitar accidentes de tránsito.

Pero el paso del tiempo y la utilización de camiones mató al viejo sistema, convirtiendo al distrito en una ciudad fantasma y dejando abandonada la vía férrea.

"En una época, llegaban unos 100 vagones por día", dice Miro Rames, de 65 años, que trabaja en Jobbagy's, uno de los pocos frigoríficos que sobreviven. "Cada portón que usted ve, en alguna época fue un frigorífico. No había nada más, pero después los mexicanos comenzaron a hacer ese trabajo en el Oeste y eso nos mató", dice.

La vía de tren parecía destinada a la demolición hasta 1999, cuando dos residentes del área propusieron convertir a este símbolo de la decadencia urbana en emblema de la ciudad del futuro.

Pero hubo que esperar hasta 2006 para comenzar las obras e incluso ahora sólo parte de la línea, sobre unos tres kilómetros, quedó convertida en parque. Otra sección de aproximadamente la misma extensión se inaugurará el año próximo y también hay proyectos para un tercer sector.

Pero lo que comenzó con un excéntrico proyecto de preservación terminó en iniciativa impulsada con entusiasmo por promotores inmobiliarios, arquitectos y famosos.

La simple perspectiva de este nuevo espacio verde provocó un boom de la construcción, con edificios diseñados por arquitectos de la talla de Jean Nouvel o Frank Gehry que surgieron paralelamente al parque.

Estrellas de Hollywood y diseñadores de moda, ya dueños de las exclusivas tiendas y restaurantes del barrio, se convirtieron en fervorosos simpatizantes y financiaron parte del proyecto. Antes de ser abierto al público en general, el lugar fue inaugurado con un evento social.

Como dijo el alcalde Michael Bloomberg al cortar la cinta: "Hace diez años, los detractores despreciaban a la High Line. Por suerte, hubo un grupo de gente que la vio como un regalo extraordinario".
 
 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad