jueves 13 de agosto de 2009 - 1:56 AM

Países suramericanos preocupados por efecto de la crisis económica en seguridad alimentaria

Representantes de los ministerios de Agricultura de seis países suramericanos expresaron hoy en La Paz su preocupación por el impacto negativo que la crisis financiera global tendrá en la seguridad alimentaria y en las economías locales.

La temática fue analizada por autoridades de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay en la XVII Reunión Ordinaria del Consejo Agropecuario del Sur (CAS), que también discutió los efectos del cambio climático en la agricultura del Cono Sur.

El ministro uruguayo de Ganadería y presidente pro témpore del CAS, Ernesto Agazzi, explicó en conferencia de prensa que las principales preocupaciones del CAS frente a la crisis radican en la disminución del consumo en los países desarrollados y las barreras comerciales y técnicas de protección a los sistemas productivos.

"Hemos considerado que el aumento de la protección es un riesgo muy grande para nuestras economías", señaló.

Otra preocupación para estos países es el cambio de enfoque que se ha producido respecto a la seguridad alimentaria en el mundo a raíz de la crisis financiera global.

El subsecretario de Agroindustrias de Argentina, Rubén Patrouilleau, sostuvo que las ocho naciones más desarrolladas agrupadas en el G-8 abordan la crisis financiera y la alimentaria como temas separados.

Por ello, dijo, ese grupo pretende generar "un orden mundial de manejo de la producción agropecuaria", restando soberanía a los demás países para dictar sus políticas agropecuarias y de comercio.

En este marco, el CAS decidió crear un grupo que analizará en detalle esta problemática para establecer qué aspectos de la misma pueden ser perjudiciales para el comercio de los seis países y así asumir las medidas correspondientes.

Por otra parte, los seis países acordaron impulsar la investigación científica y el intercambio técnico para mejorar las técnicas de producción y riego frente al cambio climático.

Ernesto Agazzi resaltó que también se intercambiaron experiencias sobre los mecanismos de compensación a los productores, a través de fondos creados en algunos países para paliar las consecuencias de sequías o inundaciones.

Finalmente, el CAS decidió crear una comisión encargada de elaborar una postura común que será expuesta en la reunión de la Convención Marco sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, que se realizará en diciembre próximo en Copenhague.

"Hay que ajustar cuentas, quién se hace cargo del cambio climático y quién va a ayudar a compensar los impactos negativos que tienen estas variaciones bruscas", concluyó Agazzi.

El CAS recordó que en los últimos años la región afrontó desastres naturales "mucho más intensos y más frecuentes" que antes, entre los cuales están las heladas y la carencia de agua en Chile, la sequía en Argentina y Uruguay y las inundaciones en varios países que derivaron en la propagación de enfermedades.

Los eventos climáticos extremos registrados entre 2000 y 2005 tuvieron para América Latina un costo de 21.000 millones de dólares, según estimaciones del Grupo de Variabilidad y Cambio Climático del CAS basadas únicamente en los casos reportados en cada país.

El CAS fue fundado en abril de 2003 con el objetivo de articular el sistema agropecuario de la región y coordinar políticas públicas para el sector.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad