miércoles 03 de junio de 2009 - 3:49 AM

Por homicidio de Galán, Corte Suprema de Justicia revisará libertad de Santofimio Botero

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia revisará el fallo del Tribunal Superior de Cundinamarca que absolvió a Alberto Santofimio Botero, señalado de ser uno de los determinadores de la muerte del jefe del Nuevo Liberalismo Luis Carlos Galán Sarmiento, el 18 de agosto de 1989.

Esta decisión, reclamada por la Fiscalía y la familia del caudillo liberal, podría convertirse en el primer paso para una posible revocatoria de la decisión que permitió la libertad de Santofimio, el 23 de octubre del 2008.

Alberto Santofimio Botero

El pronunciamiento, consignado en un auto de una página, se da en momentos en que el Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez, le exigió a la Fiscalía la conformación de un grupo especial de fiscales para investigar el proceso, debido a lo que el jefe del Ministerio Público consideró como la aparición de nuevas pruebas. Las mismas que, señaló, permitirían dar con los responsables del magnicidio.

Debido a que la prescripción del proceso se dará a mediados de agosto próximo, al cumplirse los 20 años del trágico hecho, la Sala Penal de la Corte se verá obligada a resolver el caso en tan sólo dos meses.

En octubre pasado y tras varios meses de debates la Sala Penal del Tribunal de Superior de Cundinamarca, con ponencia del magistrado Gilberto Lancheros, tumbó la condena a 24 años de prisión que le había sido impuesta al político tolimense Alberto Santofimio Botero, señalado de estar tras el asesinato de Luis Carlos Galán Sarmiento.

'Tras un análisis minucioso del material probatorio que había en contra del doctor Alberto Santofimio Botero, los magistrados de la Sala Penal del Tribunal Superior de Cundinamarca llegaron a la conclusión de que no se cumplían los requisitos para proferir una sentencia condenatoria', dijo en esa oportunidad el entonces presidente de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, magistrado Jesael Giraldo.

En tal sentido, dijo el Magistrado que cuando un juez va a proferir una condena se debe tener la plena certeza de que se cometió el delito, además de que se tiene certeza de la plena responsabilidad del autor. 'No existe la plena prueba de la responsabilidad del doctor Santofimio en el magnicidio del candidato a la presidencia doctor Luis Carlos Galán', señaló al hacer referencia al fallo que absolvió a Santofimio.


La caída de un presidenciable

El nuevo episodio en la vida del político tolimense, que alguna vez llegó a sonar entre los más opcionados candidatos presidenciables, se suma a una serie de escándalos judiciales y vinculaciones a organizaciones de narcotraficantes que lo llevaron a ser expulsado del partido Liberal y perder su investidura.

En menos de tres décadas, Alberto Santofimio Botero pasó de carismático y prometedor líder de una nueva generación de políticos en los años 70, de brillante orador en el Congreso, y de un fuerte presidenciable a un hombre enmudecido tras las rejas del pabellón de alta seguridad de la cárcel La Picota.

Hijo único de una reconocida familia ibaguereña con raíces paisas, Santofimio se destacó siempre por su elocuencia y finos modales, pero sobre todo por su carrera pública tan vertiginosa como atropellada y salpicada de escándalos judiciales que lo han llevado a la cárcel en cuatro oportunidades.

A los 21 años ya era secretario general de la Cámara de Representantes, corporación de la que fue Presidente entre 1976 y 1978. Al finalizar ese año por primera vez estuvo privado de la libertad durante seis meses, al verse involucrado en un escándalo por peculado y falsedad en documento público.

Para entonces, se decía también que Santofimio había estado preso en Ibagué por irregularidades en una contratación pública.

Pese a todo, fue ministro de Justicia entre 1974 y 1975, durante la administración de Alfonso López Michelsen.

Como senador, protagonizó uno de los debates más recordados contra el ministro de Justicia de la época, Rodrigo Lara Bonilla, asesinado luego por la mafia.

En la década siguiente se conoció de su amistad con el narcotraficante Pablo Escobar, el mismo que recibió en sus filas partidistas luego de que Luis Carlos Galán lo expulsara del Nuevo Liberalismo.

Esa relación le significó, en 1994, no sólo casi cuatro años de prisión por enriquecimiento ilícito como receptor de dineros del cartel de Cali, sino su expulsión del Partido Liberal y la pérdida de investidura.

Desde entonces, y ya en paz con la justicia, se dedicó a llevar una vida alejada de los medios y dedicada a la lectura, la música y la poesía.

Pero a mediados de 2005 las cosas se le complicaron con las explosivas declaraciones del ex jefe de sicarios de Pablo Escobar, John Jairo Velásquez, alias ‘Popeye’, y del ex congresista Carlos Alberto Oviedo, que motivaron a la Fiscalía a reabrir un expediente y a ordenar la captura por su presunta participación en el asesinato de Galán; hecho por el que había sido condenado a pagar 24 años de cárcel el pasado 11 de octubre del 2007 como partícipe del homicidio.


La condena a Santofimio

La captura del ex senador y ex ministro de Justicia se produjo en mayo de 2005, en Armenia.

El 30 de noviembre del mismo año el político tolimense fue llamado a juicio, por los delitos de homicidio y lesiones personales con fines terroristas. Se le vinculó como determinador de la muerte de Luis Carlos Galán.

Entre los testigos que influyeron en el proceso que permitió la condena estuvieron John Jairo Velásquez, alias "Popeye", lugarteniente del abatido jefe del Cartel de Medellín, Pablo Escobar Gaviria, y por otro lado Virginia Vallejo, la diva que en un libro relata haberse enterado de la petición que Santofimio le hizo a Escobar para que asesinara al caudillo liberal.

A la par de la condena a 24 años de prisión, el juez especializado inhabilitó al dirigente político para ejercer cargos públicas durante 10 años, además de obligarlo a pagar una millonaria multa cercana a los dos mil millones de pesos, para reparar los perjuicios causados a las familias de Luis Carlos Galán y del detective Santiago Cuervo Sánchez, escolta que murió a causa del atentado.

Al mediodía de este 2 de junio, y a dos meses de cumplirse el aniversario número 20 del asesinato, día en el que prescribe la acción penal por este hecho, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia consideró que las razones de los afectados para reclamar la casación cumplía los requisitos para su estudio por parte del máximo tribunal de la justicia ordinaria.

Horas antes el procurador General, Alejandro Ordóñez, había hecho pública la petición al fiscal, Mario Iguarán Arana, para que creara un cuerpo especial de investigación para este proceso, ante la aparición de nuevas pruebas, las mismas que se habrían dado tras averiguaciones surtidas durante dos meses atrás.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad