domingo 14 de marzo de 2010 - 12:35 AM

Por retener a un joven tres horas, dos personas pagarán más de 10 años de carcel

Una pena de 10 años y 8 meses deberán pagar dos personas que mantuvieron encerrado por tres horas en una habitación de su casa a un joven que les habría robado una cámara de fotografía y otra de video.



Los hechos sucedieron en Cali. El joven Jhon Edwin Muñoz había conocido a María Yolanda Londoño, parapléjica, porque se la presentó su prima. Los nuevos conocidos entablaron buenas relaciones y un día, el joven le pidió prestado el computador a Yolanda, el cual estaba la habitación de ella.

A los pocos minutos, ella se dio cuenta de que su cámara de video y de fotos no estaba en el lugar y presumió que su amigo se las había llevado.

Hacia las 3:30 de la tarde del 12 de julio de 2007,Yolanda se fue en su vehículo acompañada de dos hombres a buscar al presunto ladrón.

Ella lo encontró cerca al lugar donde laboraba entregando en bicicleta pedidos a domicilio. Ella le reclamó los bienes y él se lo negó y subió al carro. Se dirigieron a la casa de Yolanda y continuaron las presiones para que el joven confesara y devolviera las cámaras.

Tres horas después, sobre las 6:30 de la tarde, intervino la Policía, luego de las denuncias instauradas por amistades del joven. Según las versiones de las autoridades, la víctima tenía signos de maltrato por lo que procedieron a capturar a Yolanda y a uno de sus amigos que todavía estaba en su casa.

En la sentencia de condena en segunda instancia, la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema recalcó que las versiones del joven sobre la forma como fue abordado y supuestamente golpeado se contradicen, además que dejó de asistir al juicio, demostrando su desinterés y tercero que no se comprobó que él hubiera subido al carro obligado.

Pero se agregó que es posible afirmar que los procesados sabían que su proceder era equivocado y su actitud estaba dirigida a privar la libertad del Edwin.

'Los procesados cometieron del delito de secuestro simple. En lugar de reclamar civilizadamente al joven y de denunciarlo ante las autoridades llegado el caso, optaron por la actitud criminal de acudir a las vías de hecho, impregnados de odio y menosprecio por el joven', dice la sentencia.

Además de la pena, los dos condenados deberán pagar una multa de 533,33 salarios mínimo legales mensuales, que es la mínima del secuestro simple agravado.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad