domingo 08 de noviembre de 2009 - 12:11 AM

Presidente de Costa Rica afirma que nunca hubo voluntad de Micheletti para resolver la crisis

El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, afirmó hoy que el Gobierno de facto de Honduras nunca tuvo la voluntad de solucionar la crisis política derivada del golpe de Estado del pasado 28 de junio contra el mandatario Manuel Zelaya.

"Nunca encontramos la voluntad en el Gobierno de facto para cumplir lo que originalmente fue el acuerdo de San José y después el acuerdo Tegucigalpa-San José", declaró a los periodistas Arias, quien fuera mediador en la crisis política hondureña.

El acuerdo Tegucigalpa-San José, firmado por ambas partes la semana pasada, establecía la creación de un Gobierno de Unidad Nacional y que el Congreso fuera el que decidiera sobre la restitución del mandatario derrocado.

El gobernante de facto hondureño, Roberto Micheletti, constituyó en la noche del jueves un autodenominado Gobierno de Unidad Nacional para guiar el proceso de normalización institucional, pero encabezado por él mismo y sin representantes de Zelaya.

Sobre las decisiones de Micheletti, Arias dijo: "No me sorprendo, porque la misma inflexibilidad que encontré en las pláticas aquí, en San José, es la que hemos encontrado en Tegucigalpa cuando se abrió el dialogo entre las dos partes".

Agregó que siente "que solo están buscando a través de prácticas dilatorias que pase el tiempo y que vengan las elecciones (del próximo 29 de noviembre) arriesgando, eso sí, que el futuro Gobierno no vaya a ser reconocido por algunos países".

"Con esto solo daño le hacen al pueblo hondureño, pero parece que persisten en insistir en hacerle más daño y eso a mi me duele", apuntó el Premio Nobel de la Paz 1987.

Arias recordó que el punto esencial del Acuerdo de San José, propuesto por él en julio y apoyado por la comunidad internacional, era "revertir el golpe de Estado y restablecer el orden constitucional" con la restitución de Zelaya en la Presidencia.

"Sabíamos que era muy difícil, pero que solo era posible si se reinstalaba al presidente que fue derrocado el 28 de junio", comentó.

Sobre los esfuerzos de la comunidad internacional para resolver la crisis hondureña, el presidente costarricense manifestó que "no se ha podido hacer mucho".

"Ha habido nuevos llamados, incluso el mío, a que se continúe (el diálogo), pero si no hay buena fe y lo que se quiere es que el diálogo se convierta en un fin en sí mismo, eso no tiene ningún sentido", expresó.

"Hicimos todo lo que pudimos y no encontramos la voluntad para el restablecimiento del orden constitucional", concluyó Arias.

Los representantes de Zelaya y Micheletti anunciaron que hoy se podría reanudar el diálogo para la integración del Gobierno de unidad, tras el fracaso del primer intento en ese sentido el pasado jueves.

El presidente de facto decidió ayer aplazar a la semana que viene la concreción de lo que el jueves anunció como un Gobierno de unidad sin la participación del depuesto Manuel Zelaya, tras las críticas de la comunidad internacional a su decisión.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad