viernes 12 de febrero de 2010 - 1:28 AM

"No podemos permitir que el país se siga desangrando" Presidente Conferencia Episcopal

La Iglesia insistió hoy jueves en que no necesita el permiso del Gobierno para efectuar diálogos con las bandas emergentes, según lo ratificó el Presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Rubén Salazar, quien afirmó que los pastores de la Iglesia no pueden rechazar a quienes los buscan con el propósito de corregir su camino.



"Tenemos que hacer algo, nosotros no podemos permitir que el país se siga desangrando y que vaya al caos, desafortunadamente esa situación de las bandas se ha ido agravando permanentemente y como pastores no podemos permanecer indiferentes frente a esa realidad.", aseveró monseñor Salazar.

El Obispo de Cúcuta, monseñor Jaime Prieto Amaya, se pronunció en el mismo sentido y señaló que continuará con las conversaciones con los grupos delincuenciales de esa ciudad y que lo que se necesita es la libertad para acercarse a sus fieles y los miembros de estas bandas también lo son.

"Nosotros como pastores y nuestros párrocos no necesitamos permiso para hablar con quienes están en nuestra jurisdicción eclesiástica, ya sea una parroquia o una iglesia particular. No podemos rechazarlos porque sería grave desde el punto de vista evangélico, ni tampoco ofrecerles lo que uno como pastor no puede ofrecer", indicó monseñor Prieto Amaya.

De otro lado, el arzobispo de Tunja, monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, afirmó que está de acuerdo con la postura del Gobierno en el sentido de que estas conversaciones solo deben conllevar al sometimiento a la justicia.

"Si uno habla de diálogos con la guerrilla contempla aspectos políticos y por ende requerían de un tratamiento especial, al igual que en el caso de los paramilitares, pero cuando hablamos de bandas de delincuentes, ahí lo que hay que hacer es aplicar la ley del país", enfatizó monseñor Castro Quiroga.

Los prelados coincidieron en que si se trata de un diálogo pastoral para que se alejen de la violencia no requieren del permiso gubernamental, pero si el propósito es el sometimiento de la justicia, la Iglesia lo que puede hacer es reportar los casos con la Defensoría del Pueblo o con las autoridades para que se inicie el debido proceso.

Finalmente, el Obispo de Cúcuta explicó que estas agrupaciones que han sido calificadas como "bandas emergentes" deberían ser catalogadas como "bandas mutantes", porque son mutaciones de la guerrilla, de las autodefensas y de la delincuencia común, que han hecho alianzas estratégicas en el negocio del narcotráfico.   

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad