jueves 24 de septiembre de 2009 - 7:25 PM

"Presidente Uribe, abra la puerta por favor que quiero ser libre": Pablo Emilio Moncayo

"Deambulo de un lado para otro en medio de la selva, esquivando operativos, bombardeos, ametrallamientos, acciones que nos ponen en peligro y aún así, no pierdo la esperanza de regresar sano y salvo a mi hogar, junto a mis familiares y recuperar todos aquellos momentos que no hemos pasado, de los que no hemos disfrutado desde hace mucho tiempo".

Piedad Córdoba dio a conocer pruebas de supervivencia de Pablo Emilio Moncayo

Este mensaje, enviado desde algún lugar de la selva y conocido en la madrugada de hoy, devela las condiciones actuales de cautiverio en que se encuentra del sargento primero del Ejército Pablo Emilio Moncayo Cabrera, secuestrado desde diciembre de 1997, así como su anhelo por volver a la libertad.

Pero también manifestó a sus seres queridos que "mantengo la esperanza, que estoy motivado, espero nada más que no se le siga poniendo trabas a la liberación y que con el apoyo de todos ustedes, de todos los colombianos, se logre también la liberación de mis demás compañeros".

Cansado, con una bufanda rodeándole el cuello, una chaqueta verde hasta las muñecas y bigote, como nunca se le había visto en anteriores videos, el militar se dirigió su padre, de quien dijo admirar por su valentía, y aprovechó para saludar a los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez Frías y de Ecuador, Rafael Correa.

"Nosotros hemos puesto tiempo valioso de nuestros días con abnegación y sacrificio, para recibir en pago la ingratitud y el olvido; es justo pues, que nos nieguen más el derecho a ser libres". Y agregó: "Señor presidente Uribe, abra la puerta por favor que quiero ser libre".

Moncayo reveló que "desde hace aproximadamente cinco meses estoy con mis compañeros", una frase que para la senadora Piedad Córdoba, podría descartar la liberación de José Libio Martínez, el otro militar que fue secuestrado junto con Pablo Emilio.

Las imágenes, entregadas anoche a la senadora Piedad Córdoba, líder del grupo de Colombianos y Colombianas por las Paz, tiene una duración de aproximadamente dos minutos, le fue entregado al profesor Moncayo, padre el militar, quien manifestó su complacencia por el mensaje e instó al Gobierno para que active, lo más pronto posible, los canales que permitan el fin del secuestro para su hijo.

Escuchar audio

"Pensé que era broma": ‘Profe’ Moncayo

Luego de escucharlo tras casi un año y siete meses, el profesor Moncayo no ocultó su sorpresa al ver la actual apariencia del sargento. "Pensé que era una broma", dijo, "no me imaginaba que la persona que estaba en la pantalla era Pablo Emilio, solamente cuando él empieza a hacer la presentación me di cuenta que se trata de mi hijo" Moncayo dijo que después de ver a su hijo aceptará acompañar a la senadora Córdoba si el gobierno se lo permite, pues lo haría para ir en representación de todos los otros padres que también sufren el calvario de estar separados de sus hijos, quienes también llevan puestas las cadenas y candados oxidadas de tanto esperar.

El Caminante por la Paz admitió que "me impresionó cómo él hace ese llamado, y dice que sigue deambulando con temor de que en cualquier momento lo bombardeen sus propios compañeros"

Interés de entregarlo


"Yo creo que la prueba de vida es una demostración de que sigue vivo el interés de entregarlo", dijo la senadora Piedad Córdoba al ver el mensaje del sargento Moncayo.

Para Córdoba es importante que la prueba llegue en un momento en el que la Iglesia anuncia su iniciativa para servir de intermediarios y gestores en el proceso de liberación de Pablo Emilio, así como el pronunciamiento del Presidente, Álvaro Uribe Vélez, sobre permitir que se haga la misión y el acompañamiento".

La senadora dijo que una de las cosas que más le sorprendió fue que Moncayo estuviera solo, pues consideró que estaba en compañía de Libio Martínez. Por eso, hizo un llamado a las Farc para que libere a más secuestrados, especialmente al soldado Martínez.

Alabras de la Selva

"Soy el soldado Pablo Emilio Moncayo, secuestrado en la base militar de Patascoy.

Quiero enviar un saludo a mis familiares, mi papá Gustavo Moncayo, a mi mamá Estella, a mis tíos, Héctor, en especial. A la señora Marleny Orjuela, Melva Pacheco, Efraín Cárdenas, a la doctora Piedad Córdoba, a todas las personas que integran Colombianos y Colombianas por la Paz. A los presidentes Hugo Chávez y Rafael Correa, agradecerles por todas las gestiones que adelantan para conseguir nuestra liberación.

A mi papá Gustavo Moncayo decirle que admiro mucho todo lo que él hizo; le agradezco, sé que lo hizo no solamente por mí sino por mis demás compañeros; que siempre he confiado en su ejemplo, su tesón, su constancia, me siento orgulloso de todo lo que él ha hecho, lo que ha logrado, que respeto mucho lo que él piensa, y los derechos como ciudadano.

Deambulo de un lado para otro en medio de la selva, esquivando operativos, bombardeos, ametrallamientos, acciones todas que nos ponen en peligro y aún así, no pierdo la esperanza de regresar sano y salvo a mi hogar, junto a mis familiares y recuperar todos aquellos momentos que no hemos pasado, de los que no hemos disfrutado desde hace mucho tiempo Decirles que mantengo la esperanza, que estoy motivado. Espero, nada más, que no se le sigan poniendo trabas a mi liberación y que con el apoyo de todos ustedes, de todos los colombianos, se logre también la liberación de mis demás compañeros.

Nosotros hemos puesto tiempo valioso de nuestros días con abnegación y sacrificio, para recibir en pago la ingratitud y el olvido; es justo, pues, que no nos nieguen más el derecho a ser libres.

Señor presidente Uribe, abra la puerta por favor que quiero se libre.

Decirles que mantengo la esperanza, que estoy motivado. Espero, nada más, que no se le sigan poniendo trabas a mi liberación y que con el apoyo de todos ustedes, de todos los colombianos, se logre también la liberación de mis demás compañeros.

Nosotros hemos puesto tiempo valioso de nuestros días con abnegación y sacrificio, para recibir en pago la ingratitud y el olvido; es justo, pues, que no nos nieguen más el derecho a ser libres.

Señor presidente Uribe, abra la puerta por favor que quiero se libre".

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad