domingo 02 de mayo de 2010 - 10:00 AM

Santander, una potencia en transporte de carga líquida

Justo a 100 kilómetros de la orilla del mar y en medio de una embarcación, hace cinco años estaban los socios fundadores de Transportes Líquidos de Colombia, viendo cómo en un buque llegaban al país 200 mulas importadas de México por la empresa Kenworth de Colombia.

La sensación en ese momento para Rodolfo Herrera Díaz, gerente comercial de la empresa, fue como si atrapara el cielo con las manos.

Y no era para menos, entre esas 200 habían 5 mulas para la empresa que recién había fundado junto a otros cuatros socios.

Cinco capitales

La forma como se asociaron los cinco fue por cosas del destino. Cada uno tenía un camino diferente, según comentan. Sin embargo,  los unía su experiencia en el sector del transporte.

'Nuestro objetivo siempre fue que tuviéramos nuestra propia empresa y que nos generara dividendos para heredarla en un futuro a nuestros hijos', dice Herrera Díaz.

Desde finales de 2004, ellos empezaron a cuadrar la idea.  El ‘combo’ de los cinco mosqueteros estaba integrado por Gonzalo Vera Contreras, Samuel Carvajal,  Luis Eduardo Hernandez, Óscar Orlando Cáceres Fuentes (QEPD) y Rodolfo Herrera Díaz.

'La idea se hizo finalmente realidad por medio de una escritura pública y el mejor regalo de reyes el 6 de enero de 2005 fue cuando el ministerio de transporte nos dio la resolución para operar como empresa habilitada de transporte de carga para prestar el servicio', relata el gerente de TLC.

Pese a la buena noticia no todo fue color de rosa; 'se empezó con las uñas, éramos dos empleados. Hoy tenemos una nómina directa de 40 empleados, indirecta podemos llegar a unos 600 empleos porque está un grupo de conductores muy grande', afirman.

Sin embargo, un toque de suerte y de credibilidad como empresa segura y eficiente, les dio el empujón que cualquier empresa quiere tener para no bajar la guardia: Un contrato hace cuatro años con Ecopetrol, que aún hoy mantienen, trabajando directamente con la petrolera.

La diversificación de la producción de todo tipo de líquidos ha impulsado el crecimiento de la carga y hoy transportan además, aceite de palma y sus derivados, entre otras sustancias.

Por esta razón no sólo se han quedado con la sede que tienen en Bucaramanga, sino que han montado sucursales en Villavicencio, Barrancabermeja, Barranquilla, Bogotá y Buga.

Crecimiento nacional se evidencia en empresas locales

A la par con el crecimiento en el país de la producción de hidrocarburos, la industria palmicultora y la de químicos también han ayudado en el crecimiento de esta empresa santandereana.

Recién creada la sociedad casi el 80% del transporte pertenecía al petróleo y sus derivados, con el tiempo el volumen  de transporte (en crecimiento) se reparte entre aceite de palma y sus derivados y productos químicos.

Previendo el potencial de la empresa también gestionaron la licencia de transporte internacional y actualmente puede operar en Venezuela y Ecuador, países a donde actualmente también se mueve carga líquida.  

Líquidos, la especialidad

Nosotros nos especializamos en carga líquida porque vimos en este nicho de mercado un potencial porque había muy pocas empresas especializadas en líquidos que le ofreciera al empresario colombiano una alternativa diferente.

El transporte de líquidos tiene su particularidad respecto a los otros tipos de carga, es más eficiente y rápido, no hay tantas empresas especializadas y como Colombia es un potencial en el transporte de líquidos por eso fue que se incursionó

Infraestructura, vital para la competitividad

Para la empresa es primordial que se impulse el desarrollo de grandes autopistas, en este caso la doble calzada entre Bucaramanga y Cúcuta, Bucaramanga-Bogotá y Bogotá- Buenaventura.

Según los empresarios, el gran desarrollo del país está en la conectividad que haya con los puertos.
Sin embargo, hay otros factores en la canasta de transporte como el combustible y las llantas que también juegan a favor o en contra de la empresa, ya que representan casi el 20% de los ingresos.

Por la calidad de las carreteras, un llanta en Colombia puede durar 80 mil kilómetros, mientras que en países como México duran casi 150 mil kilómetros.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad