jueves 29 de octubre de 2009 - 6:42 PM

Secuestrador y víctima mueren en toma de rehenes en Cundinamarca

En un trágico final terminó la toma de rehenes en Briceño, Cundinamarca, después de que Freddy Castillo retuviera por más de 12 horas a su compañera sentimental, Elvira Pulido. Y según las primeras informaciones de las autoridades el hombre de 35 de años de edad murió junto con su esposa, por el accionar de la granada que él tenía en su poder.



Las autoridades confirmaron que pasadas las dos de la mañana el artefacto explosivo se activo al interior de la casa, dejando como saldo trágico la muerte Freddy Castillo y Elvira Pulido.

EL CASO Freddy Castillo, de aproximadamente 35 años de edad, llegó en estado de embriaguez a su vivienda ubicada en Briceño, Cundinamarca, allí alegó que y dijo que hasta que no le permitan ver a su hijo mantendrá retenidas a tres personas: su suegra, un hijastro y una inquilina.

El hombre estaba armado con un revólver, calibre 38 largo, y una granada de fragmentación, Im26 de origen israelí, y mantuvo por más de 12 horas a cinco personas: Elvira Pulido, de 26 años; Jeferson Castillo, un hijo de 5 años; una hijastra, de 12 años; Olimpia viuda de Pulido, la suegra; y Mireya Cañón, una inquilina del inmueble.

Castillo gritaba desde una elevada ventana que "todo esto lo hago porque mi mujer y su familia no me dejan ver a mi hijo".

Dos parientes de los rehenes y un oficial de la Policía se acercaron a unos 10 metros de la vivienda y minutos después de varios ruegos convencieron a Cantillo, a la 1:24 p.m., para que dejara salir a los dos menores y a Olimpia, debido a que la señora presenta serios problemas de salud.

Según las autoridades, el secuestrador terminó de pagar, hace tres meses, una condena en la cárcel Modelo de Bogotá, por homicidio agravado y concierto para delinquir.

Mireya Cañon, inquilina de la casa donde se registro la tragedia dijo que 'él estaba tomando y en lagunas ocasiones se calmaba pero sus amenazas eran constantes'.

Explicó en entrevista con Caracol Radio que 'lo único que pedía el era que le dejaran ver a su hijo (…) el estaba tomando ron, era agresivo pero se lograba controlar'.

Cañon fue liberada después de varias horas de ser retenida y se produjo cuando su esposa después de estar fuera del inmueble accedió volver a ingresar para que la inquilina quedará en libertad.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad