lunes 04 de enero de 2010 - 10:00 AM

Tensión entre Colombia y Venezuela tiende a crecer

Analistas explican los posibles escenarios de las relaciones colombo-venezolanas en el año que empieza. Según lo que concluyeron, el presidente Hugo Chávez seguirá con su discurso bélico en 2010 y es posible que cualquier incidente sirva como disculpa a una demostración de fuerza.

'Ni un gesto o palabra alusivo a una eventual confrontación armada internacional entre nuestro país y otras naciones'. Esa fue la orden dada por el presidente Álvaro Uribe Vélez, ante la escalada verbal de semanas recientes entre funcionarios y militares venezolanos con el ministro de Defensa colombiano, Gabriel Silva.

Y la mención del Jefe del Estado no es injustificada, pues aunque las relaciones entre Colombia y Venezuela se han deteriorado de manera gradual desde febrero de 1999 -cuando Hugo Chávez asumió la Presidencia del vecino país y empezó su revolución bolivariana-, en 2009 llegaron a puntos críticos, incluso más que durante las tensiones generadas en agosto de 1987, tras el incidente de la corbeta Caldas.

En primer lugar, la frontera común de más de 2.000 kilómetros es muy porosa y, tanto para los organismos de seguridad de Colombia como de Venezuela, resulta difícil impedir el movimiento de paramilitares, guerrilleros y narcotraficantes.

Venezuela puede usar la disculpa de que Colombia intenta desestabilizarla con incursiones esporádicas de paramilitares. Colombia, a su turno, acusa al Gobierno de Venezuela de refugiar a jefes de las Farc y del Eln, y ha llevado su queja -con pruebas- a instancias internacionales.


lista

Las predicciones

1. Desequilibrio militar:

Otro aspecto a tener en cuenta es la situación militar, donde las diferencias son notorias.

Colombia libra, desde los años 60, un conflicto interno que ha llevado a las Fuerzas Militares a especializarse en la lucha contrainsurgente, es decir, en una guerra irregular.

Y aunque en esa década Venezuela también vivió un conflicto interno, la preocupación de las Fuerzas Armadas ha sido prepararse para defender la soberanía del país. Por eso, desde los años 50, con parte del dinero generado por el petróleo, ha tratado de mantener una fuerza disuasoria con equipos avanzados, comprados inicialmente a Estados Unidos y hoy a Rusia.

'Si bien históricamente Venezuela ha tenido un poder en armamento mayor al de Colombia, -que se hizo más fuerte en el primer gobierno de Rafael Caldera-, nunca fue mostrado ni visto como para agredir a nuestro país', afirma el analista y militar retirado John Marulanda.

Pero hoy, con la situación interna del vecino país, que tendrá elecciones parlamentarias en septiembre de este año, 'no se puede descartar una posible demostración de poder frente a Colombia', sostiene Marulanda, quien agrega que 'cualquier cosa que se haga o diga desde aquí puede aumentar la tensión'.


2. País estratégico:

'Desde que Chávez asumió el poder, no ha ocultado que Colombia es parte de su proyecto político. Lo dejó claro con la Constitución y en diferentes actos públicos ha mostrado mapas de Colombia y Venezuela sin fronteras, como la Nueva Granada', recuerda el analista de política exterior Carlos Patiño.

Por eso, el experto sostiene que las andanadas de Chávez y sus funcionarios contra el Gobierno de Uribe se valen de cualquier argumento.

'No es cierto que la renovación del convenio de cooperación militar de Colombia con Estados Unidos sea el motivo que lleva a la escalada del gobierno de Chávez contra nuestro país, es que somos un país estratégico para el proyecto bolivariano', asegura Patiño, quien agregó, 'Venezuela busca un pretexto para justificar cualquier acción armada contra Colombia'.

Alfredo Rangel, director de la Fundación Seguridad y Democracia, recuerda que la prioridad del Gobierno es la seguridad interna, 'y aunque las amenazas externas no son prioritarias, Colombia debe reforzar sus fronteras, todas, no solo la de Venezuela'.

Al señalar que el presupuesto de defensa de nuestro país no es suficiente para equilibrar el potencial bélico con Venezuela. 'Se debe fortalecer parte de la vigilancia estratégica con radares y electrónica'.

Al igual que Marulanda, Rangel considera que uno de los puntos estratégicos es la Alta Guajira y, por tal razón, el Gobierno debe poner especial atención allí.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad