domingo 21 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Un molino que no ha parado en 47 años

Negociar y trabajar con el trigo es difícil. De eso puede dar fe Siomara Leal   Cortinez, que desde hace un año gerencia la Cooperativa de Panificadores de Santander, Coopasan.

'El mercado actualmente está muy complicado para el sector porque dependemos mucho del trigo que se trae de Estados Unidos, Canadá y algunas veces de Argentina, y en comparación con otros molinos del país, nuestra producción es pequeña', afirma.  

Sin embargo, a pesar de todas las condiciones económicas adversas del mercado, esta cooperativa de panificadores lleva 47 años firme en Santander, llevando a los empresarios locales harina y derivados de buena calidad y con precios competitivos que incentivan las industrias.

Pero su larga trayectoria en Santander no sólo se suma a uno de sus logros más importantes.

Coopasan tiene el único molino del país y de Suramérica que no está en manos de privados, sino de una cooperativa de panificadores, lo que hace que sus asociados consigan la materia prima a precios mucho más económicos.


Harina para rato

Producir harina es el principal objetivo y preocupación de la cooperativa. Sin embargo, fue creada para enfrentar el mercado hace 47 años en condiciones de escasez del producto, altos aranceles, y cambios en la cotización del dólar.

De ahí nació la idea de crear un molino entre un grupo de panificadores, que les permitiría acceder fácilmente a las importaciones y asociarse para ser más competitivos.

Este, es el único molino de una cooperativa de panificadores que hay en Suramérica y en el país. Pese a que en la ciudad existen cinco molinos más, éstos pertenecen a privados.

Ser procesadores de la materia prima les permite regular los precios, 'si el molino de Coopasan no existiera realmente los panificadores santandereanos tendrían que comprar harina más costosa.

Este molino nos permite regular precios ante otros del país', dice Leal Cortinez.

Sin embargo, sostenerse en el mercado ha sido difícil ya que pese a que es una empresa grande, comparada con otras de su sector, la producción es poca.

'Nosotros traemos cantidades mínimas de importación a diferencia de empresas mucho más fortalecidas que importan grandes cantidades.

Por ejemplo, no podemos competir con la Costa porque allá los buques descargan y se tienen molinos propios, por lo que se ahorran algunos costos y pueden dar precios más económicos', añade la gerente.


LISTA

Beneficios de asociados

Los asociados tienen una serie de beneficios:

1 Permanente existencia y rotación de materias primas e insumos a un precio mucho más competitivo.

2 Seguros de cartera, médico y de vida.

3 Seguro de aportes, cada asociado capitaliza por cada bulto de harina que compre como ahorro.

4 Seguro de accidentes.

5 Sede social para recreación.

 

Política comercial

Según expresa la gerente, la regulación nacional afecta la producción y la competitividad, ya que por ser el trigo un insumo importado, tienen que pagar 15% de aranceles.

'Mientras que no haya una firma de este Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos  o Canadá seguiremos pagando un sobrecosto muy alto', comenta Leal Cortinez.

Por otra parte, el trigo que se compra de Argentina no tiene arancel pero la producción es muy poca.

También la cotización del dólar y la volatilidad de la moneda hacen que las transacciones sean complejas, ya que las negociaciones se hacen dos meses antes con cierres parciales y según el comportamiento de la bolsa se incrementa ciertos porcentajes.

Cuando el trigo es puesto en el país se paga de contado.


Crecimiento

Según explica la gerente, lo más difícil no es crear una empresa, sino mantenerse, pero la permanencia en el mercado la ha logrado Coopasan diversificando su oferta de productos para el sector panadero.

Por ello, los productos con sello Coopasan abarcan margarinas, fruta cristalizada, arequipe, uvas pasas, ajonjolí y demás productos del sector de alimentos que se venden al por mayor.

Tienen puntos de comercialización en Barrancabermeja, San Gil, Girón y Cúcuta, y los productos llegan a Cali, Bogotá, Villavicencio y Neiva.

También tienen convenios con asociaciones y otro tipo de cooperativas nacionales.

Para este año, pensando en que los consumidores puedan acceder de manera fácil a los productos, proyectan abrir más puntos de venta dentro de la ciudad.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad