domingo 18 de abril de 2010 - 10:00 AM

Un paso más cerca de las estrellas

Quince días atrás, la comunidad científica celebró el primer choque de partículas en el Gran Colisionador, en inglés LHC, creado para descubrir los secretos del universo. Algunos intelectuales y profesores que trataron de oponerse, se planteaban si estos experimentos podrían crear un agujero negro o llevarnos a universos paralelos. John Idárraga, un físico bumangués que participa en el proyecto, respondió estas preguntas para Vanguardia Liberal.

'Un día de verano vi entrar por la frontera franco-suiza un camión gigantesco con un centenar de ruedas que se movía muy lentamente, ocupando casi ambas calzadas de la carretera.

'El camión cargaba un aparato de unos 25 metros de alto y unos 4 metros de ancho, con la forma de una pieza de engranaje gigantesca. El aparato pesa varios cientos de toneladas y parecía salido de una película de ciencia ficción', relata Idárraga, Ph.D. de la Universidad de Montreal, quien trabaja con el Colisionador de partículas o ‘la Máquina de Dios’, como algunos lo llaman.

El aparato al que se refiere es un calorímetro y es, asegura, totalmente inofensivo.

'Yo me preguntaba. ¿Qué pensará la gente de fuera del Cern de todo esto?  ¿Qué pensará el señor que vende manzanas ahí en la esquina?', reflexiona John Idárraga.

Posiblemente se sienta intimidado, como el científico reconoce que podría sentirse el vendedor.

Quizá fue lo mismo que sintió una alemana que vive a 220 kilómetros del Cern, en la frontera franco-suiza.

La mujer interpuso una acción legal para que su país detuviera los experimentos del Gran Colisionador de Partículas: el más grande del mundo.

No lo consiguió y el 30 de marzo de este año, a la 1:00 p.m. el colisionador  desencadenó choques de partículas, generadoras de una energía récord, para recrear condiciones similares a las que siguieron al estallido del Big Bang, del que surgió el universo.

Sin embargo, la mujer alemana, a pesar de su fallido intento, puede que continúe con su pensamiento acerca de que los experimentos del colisionador crearán un agujero negro que finalmente nos devorará a todos, como lo asegura el profesor estadounidense Walter Wagner.

La película Ángeles y Demonios, donde se muestra que el Gran colisionador es burlado por fuerzas oscuras, también pudo alimentar la preocupación de esta ciudadana.

Los cerca de mil físicos de 34 países del mundo y casi 10 mil científicos en general que trabajan en el Cern, están felices con el experimento.   

Pero, para un ciudadano común y corriente, ¿qué significa esto? ¿Qué relación podría esto tener con su vida cotidiana?
Por ejemplo, el periódico que el lector tiene ahora en sus manos no se desintegra espontáneamente porque algo sucede con la masa y sus interacciones. Y es eso lo que trata de averiguar el Cern, explica Idárraga.

Los datos que aporta esta colisión, dice Oliver Buchmueller, uno de los científicos del Cern, abren un nuevo territorio para los físicos, para que puedan descubrir qué pasó después del ‘bing-bang’ y si el ‘boson de Higgs’, la partícula que según la teoría dio origen al universo, existe realmente.

'Ángeles y demonios'

Casi al mismo tiempo de terminar su carrera como físico en la Universidad Nacional, John Idárraga Muñoz comenzó a trabajar en el Centro Internacional de Física, una organización que promueve la investigación básica y aplicada en el país.

Actualmente, Idárraga está en Montreal, Canadá, donde recibió su Ph.D.  la primavera pasada.

Algunos expertos de Estados Unidos y Alemania señalan que el Cern está interfiriendo con fuerzas que podrían llevar al mundo a ser absorbido por un agujero negro.

¿Qué hay de mito y qué hay de verdad en los temores de estos científicos?
'Mucho de mito y poco de rigor. No estoy muy seguro de dónde vienen todas estas ideas y si realmente se trata de expertos. Tal vez esto simplemente no llegó a mis manos (no quiero desacreditar a nadie sin conocer los documentos). Pero a la fecha no he visto nada que sustente esas ideas', responde John Idárraga.

Entonces, ¿por qué la gente tuvo tanta prevención con el colisionador de partículas?
'Ideas como agujero negro, radiación, altas energías, calorímetros, entre otras, producen inquietudes en la gente. Y es apenas normal. Lo importante es enterarse para darse cuenta de que no hay nada anormal o peligroso con lo que se hace en el LHC y los 4 grandes experimentos asociados: ATLAS, CMS, ALICE y LHCb'.

Justamente, John Idárraga trabaja con el experimento ATLAS desde 2004, cuando comenzó su maestría en Montreal.

El ATLAS es un detector multipropósito y empezó su construcción en 1992. No es de extrañar, el Gran Colisionador empezó a gestarse hace más de 20 años. Si acaso, puede sorprender su costo: 54 millones de euros.

Pero sólo hasta el 2008, cuando el Cern explicó que el colisionador de partículas estaba listo para empezar los experimentos, la comunidad reaccionó. Y con mucho temor.

Wagner, por ejemplo, no ha encontrado tranquilidad en las respuestas del centro y creó un grupo llamado ConCern, para la defensa de la humanidad contra el colisionador, donde además de exponer sus planteamientos, invita a realizar donaciones para su causa.

Algunos de los temores de Wagner son compartidos por la comunidad general. Wagner se pregunta si los experimentos, además de crear un agujero negro, podrían enviarnos a universos paralelos.

¿Con los experimentos del colisionador se podrá dar respuestas a preguntas como estas?
'Lo de los universos múltiples es una cuestión de interpretación. Hay teorías que se pueden ver así. Pero es difícil decir, aun si las teorías fueran corroboradas con el LHC, si esto es realmente lo que ocurre. Ya veremos'.

Esperar es lo único que queda para los escépticos y científicos del Cern, puesto que hay por delante 10 años de experimentos.

¿En cuánto tiempo se podría obtener una conclusión con los experimentos del colisionador?
'Es importante entender que estos experimentos no son de encender, apagar, y listos los resultados. Hay que tomar datos durante un tiempo significativo.

'También hay un tiempo en el que se hace un gran esfuerzo por entender cómo funciona el experimento. El acelerador y los detectores se conocen tras muchos años de diseño, construcción, pruebas y caracterización.

'Toma tiempo analizar apropiadamente los datos e interpretar correctamente el funcionamiento de los aparatos. Pasa con los experimentos sencillos y pasa con los experimentos terriblemente complejos como este'.

Idárraga asegura que podría ser que el próximo año se anuncien los primeros resultados claros y después, como una 'reacción en cadena', se produzcan más conclusiones.

Para el público general, el colisionador puede resultar una máquina que se parece demasiado a las películas futuristas. Incluso, puede llegar a ser peligrosa si se le hace caso a Dan Brown, el autor de Ángeles y Demonios.

En el argumento, personajes oscuros roban del Cern una cantidad diminuta de antimateria que, en manos de los 'illuminati', es usada como explosivo.
¿Qué relación real tiene que ver lo que ustedes hacen con películas como Ángeles y Demonios?
'Muy poco o nada. ¡Pero la película es divertida!'.

Si para el lector las actividades del colisionador de partículas son aún muy difíciles de entender, puede buscar en el portal de videos Youtube el rap Katherine McAlpine, periodista del Cern, donde se explica mucho más sobre el colisionador.

'Seguro el lector porta un teléfono celular, o en algún momento de su vida ha usado un teléfono, o un horno microondas, o un radio, o la televisión. Piénselo, en el siglo XIX esto parecía magia. Y seguramente los científicos sumergidos en la cuestión eran vistos con recelo'.

Un bumangués junto a los secretos del Universo

John Idárraga nació el 26 de agosto de 1978 en Bucaramanga. Tiene un hermano llamado Douglas, psicólogo de la Universidad de Los Andes y su papá, el paisa Leonardo Idárraga y su mamá, la educadora santandereana, Ruth Muñoz, está  muy orgulloso de los dos.

Estudió en el Colegio de La Salle y posteriormente se graduó como físico en la Universidad Nacional.

Comenzó una maestría en la misma universidad, pero obtuvo la oportunidad de viajar a Montreal a seguir con sus estudios de Postgrado. Allí mismo consiguió su Ph.D. y planea trabajar durante muchos años más en el Cern, donde está vinculado con el proyecto ATLAS. Sin embargo, no tiene los pies totalmente fuera de de este país.  

'Colombia requiere de una política en términos de educación e investigación mucho mas sólida y consecuente con la realidad de un país en vías de desarrollo. La verdad es que la información proveniente de experimentos como este no fluye como lo debería hacia nuestro país. Definitivamente hay que concentrarse en la educación', puntualiza.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad