martes 04 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Un viaje de ensueño con sabor a café

Visitar a Quindío como destino turístico, es encontrarse con una tierra que lo tiene todo. Es la mezcla de diversión, descanso, aventura y tradición, que, con ese toque de buen gusto, se sirve al visitante como una deliciosa taza de café a la que nadie puede resistirse.  

El placer comienza desde el mismo momento en que se recorren sus carreteras y se destacan sus acogedores municipios como Calarcá, Circasia, Filandia, Génova, La Tebaida, Montenegro, Pijao, Quimbaya y Salento. Pequeñas poblaciones separadas por cortos kilómetros  que, de lado y lado, están decorados por densas áreas comprendidas por fincas cafeteras que aún mantienen vivos los cultivos y los grandes balcones llenos de naturaleza que invitan a rememorar su historia.
 
Cada quien, desde la ventanilla del automóvil en el que viaja, se enfrenta a un gran dilema: si dejarse atrapar sin recelo por los majestuosos paisajes que dan la impresión de ser la secuencia de perfectas postales u obturar ininterrumpidamente la cámara fotográfica para aprehender pequeñas porciones de ese paraíso que, sin duda, serán guardados como maravillosos recuerdos.  

Independiente de la decisión, lo cierto es que quienes han pisado tierra quindiana, han borrado de su imaginario aquella región colombiana que el 25 de enero de 1999 fue devastada por un terremoto que dejó altos índices de muertos, heridos y desaparecidos. De eso ya no queda nada.

Si bien Armenia hoy tiene una arquitectura renovada, la calidez de sus habitantes deja ver un corazón sismorresistente que se mantiene intacto y que los hace fieles enamorados de su ciudad, la cual se constituye en una excelente anfitriona para quienes además de buscar la capital Quindiana como destino para conocer, la buscan como sitio de paso para llegar a los parques temáticos del Departamento, los cuales son proyectos ambiciosos y exitosos dentro del turismo colombiano.

Vanguardia Liberal lo invita a conocerlos.

Panaca: la fauna de primera mano


El Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria, Panaca, está ubicado en Quimbaya, a cuarenta minutos de Armenia.  
Es una extensa finca con más de cuatro mil especies animales domésticos con el que los visitantes pueden interactuar.
Tiene dos opciones: Recorrer caminando las 46 hectáreas de este gran parque temático, o disfrutar del paseo en carroza, halada por caballos y apreciar las ocho estaciones.

La estación de ganadería: muestra la diversidad de razas de ganado existentes, en la que se hace exhibición de prácticas ganaderas. Allí su espíritu de hacendado saldrá a relucir con el ordeño de una vaca. Podrá tomar la leche acompañado de un delicioso bocadillo. También será testigo de vacunación, castración y pesaje.

Estación de especies menores: como palomas, pavos, gallinas, codornices, faisanes, conejos, curies. Show de perros y cabras.
Cerdódromo: Carrera de cerdos.

Estación porcicultura: Además de ver los cerdos amaestrados, podrá darle tetero a los lechones.
Estación agroecología: Conversión de desechos en abono orgánico.
Estación canina: Exhibición de adiestramiento de las diversas especies caninas.
Estación sericultura: Se muestra la cría del gusano para la fabricación del hilo de seda
Estación equina: Las diferentes razas de caballo y los diferentes procesos de ensillado y entrenamiento hacen parte de este espacio.

Recuca: Recorrido de la cultura cafetera

La historia del café en Colombia, desde la colonización antioqueña, vuelve al presente para que el visitante reconozca el origen de este delicioso alimento que se ha constituido en bandera del país.

Por medio de un recorrido guiado en una finca y ambiente real, cada uno vestirá los atuendos de las diferentes épocas y ejercer la variedad de técnicas que requiere el grano. Paso a paso en el que se despulpa y se seca el café, trillar, tostar y moler, hasta tener en las manos una deliciosa taza con el mejor aroma. Existen diferentes paquetes turísticos, a diferentes precios. Por esto, es necesario pedir cita previa para acordar el plan que se desea. También hay plan para niños.

El recorrido de la cultura cafetera se desarrolla en la finca La Chapolera, en el municipio de Calarcá.

Parque del café: entre historia y diversión

Un importante epicentro donde el turista se maravilla con senderos naturales y se divierte, al tiempo que reconoce la importancia de la cultura cafetera para el país y los diferentes monumentos arquitectónicos propios de la región.

La réplica de la estación del tren es la que más llama la atención, al igual que el teleférico, la montaña acuática, montaña rusa, el carrusel, carros chocones, botes chocones y karts, entre muchas más atracciones.

Sin duda los shows son los más recordados. Uno de ellos es el Show de orquídeas, un espacio con 120 flores artificiales que, mediante electricidad, cobran vida para impresionar con una historia de fábula que enseña las diferentes clases de orquídea que existen, destaca la belleza de la Catleya, la flor nacional, y deja una moraleja para la vida.

También el Show del café es una mezcla de danza y malabares que llevan al visitante a conocer más de la historia del café, desde el grano hasta sus tradiciones culturales.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad