jueves 14 de enero de 2010 - 10:00 AM

Una Haití en ruinas busca ‘más de cien mil muertos’

El caos y la desolación dominan la vida en Haití después de un terremoto, y más de 33 réplicas, que afectaron especialmente a la capital, Puerto Príncipe, y causaron más de 'cien mil muertos', según el primer ministro de Haití, Jean Max Bellerive.  

Puerto Príncipe es un infierno de escombros, cadáveres y miles de personas vagando por las calles, una situación que el presidente de Haití, René Preval, calificó de 'inimaginable'.

El primer ministro, Jean Max Bellerive, aseguró que son 'cientos de miles' los que han perdido la vida, pero hasta ahora no hay un recuento oficial, ni tampoco oficioso.

Préval dijo haber caminado entre cuerpos aplastados y oído los gritos de las personas atrapadas en los escombros del edificio del Parlamento, uno de los tantos que no pudo resistir el embate de un terremoto de 7 grados en la escala de Richter y cuyo epicentro se situó a solo 15 kilómetros de la ciudad.

El primer ministro, que al igual que Préval reclamó ayuda urgente para Haití, destacó que pese a la horrible situación que se vive la población se está comportando con 'calma'. 'La población ha reaccionado con madurez. La gente está tratando de ayudarse unos a otros, tratando de organizarse', indicó.

La Federación Internacional de la Cruz Roja calculó desde Ginebra que puede haber hasta 3 millones de damnificados, especialmente en la capital, Puerto Príncipe, mientras que la aseguradora alemana Hannover Rückversiger se atrevió a estimar que los daños superarían los 29 millones de dólares, aunque la cifra quedaría corta.


Colombia envía ayuda humanitaria

Una delegación del gobierno colombiano, encabezada por el ministro del Interior y Justicia Fabio Valencia, viajará hoy a Haití con alimentos y medicinas para socorrer a las miles de víctimas que dejó el terremoto.

'A las 8:00 a.m. partirá un primer vuelo de la Fuerza Aérea Colombiana que transportará 600 kilos entre medicamentos, tapabocas y guantes y un hospital militar provisional que atiende cirugías complejas y trauma, conformado por siete médicos militares', señaló un comunicado. La ayuda incluye además el envío de equipos de rescate con policías, perros expertos en búsqueda de cadáveres y sobrevivientes; teléfonos satelitales y provisiones para los policías colombianos que se encuentran en la zona.


El sismo fue pronosticado

Científicos pronosticaron años atrás que la isla La Española, donde están República Dominicana y Haití, estaba en riesgo de sufrir un gran terremoto.

Cinco científicos presentaron un ar-

tículo en marzo de 2008 en Santo Domingo, donde dijeron que una falla que existe al sur de la isla tenía un peligro de sismo muy elevado.

El terremoto de ayer ocurrió en la misma falla mencionada, la cual es denominada como la falla Enriquillo-Jardín de Platano.


¿Cómo ayudar?

Elizabeth Avendaño m.

eavendano@vanguardia.com

Si usted quiere colaborar con las víctimas del terremoto en Haití tenga en cuenta que en Bucaramanga, por ahora, no se recibirán ayudas físicas.

El vocero de la Cruz Roja en Bucaramanga, Fabio Oviedo Celis, aseguró ayer que por disposición nacional la ayuda como enseres, alimentos y material de asistencia humanitaria, entre otros, sólo se recibirá en Bogotá.

En el Almacén General de la entidad, ubicado en avenida carrera 68 No. 68 B-31 de Bogotá se recogen las donaciones. Si desea mayor información se puede comunicar a los teléfonos de Bogotá 4376331 ó  4376332. También al celular: 3102247907 ó  a las cuentas de correo electrónico: Carlos.giraldo@cruzrojacolombiana.org

Oviedo Celis advirtió que ayer atendió varias llamadas telefónicas, provenientes de varias empresas de Santander, en las que manifestaron su intención de donar ayudas a las víctimas en Haití.

'Nos parece injusto recaudar las ayudas y no poder trasladarlas hasta Haití. Estamos esperando una directriz de la Cruz Roja Nacional para recibir cualquier tipo de ayuda', indicó Fabio Oviedo Celis, agradeciendo el gesto de los santandereanos.

No obstante, se activó la cuenta corriente de emergencias nacionales, 242-016244 del Banco BBVA, para que los sectores empresariales y los colombianos hagan sus aportes económicos.  De estos recursos se destinará un porcentaje para la compra de material humanitario que en los próximos días se enviará a la isla.

 

26 UNIFORMADOS ESTÁN SANOS Y SALVOS

La Policía Nacional informó que los 26 uniformados colombianos que hacen parte de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haiti, Minushta, se encuentran sanos y salvos. Además, continúan con las labores de rescate y ayuda humanitaria a los damnificados del terremoto de ese país.

La Dirección General de la Policía mantiene contacto telefónico permanente con esta delegación ubicada en Puerto Príncipe, para estar al tanto de su ubicación y de su estado y evalúa el despliegue de actividades complementarias de ayuda a las víctimas.

Cabe señalar que estos 26 miembros de la Policía, de quienes se había dicho que estaban desaparecidos, se encuentran en perfectas condiciones de salud y continúan adelantando labores de búsqueda y localización de personas atrapadas, remoción de escombros, evacuación de personas en zonas de alto riesgo, al igual que de recepción y suministro de ayudas en especie.


Comunidad internacional se moviliza

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió que la intervención de su país en Haití será 'rápida, coordinada y enérgica'. El Pentágono ya inició el envío de barcos, equipos de socorro y expertos, indicó el comando militar estadounidense Sur en un comunicado. Se espera la llegada hoy de un portaviones de la Marina.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, indicó en tanto que el sismo exige un serio esfuerzo de auxilio, agregando que se hará presente en el lugar 'lo antes posible'.

El Grupo de Río pidió ayuda a la comunidad internacional para las tareas de rescate, informó la Cancillería mexicana.

Brasil, que ejerce el mando militar de la Misión de Estabilización de la ONU en Haití, envió a su ministro de Defensa y movilizó ocho aviones con ayuda humanitaria y 15 millones de dólares para ayudar al país caribeño y hacer operativa su fuerza militar de 1.266 efectivos en las labores de auxilio, informó el gobierno.


'Hay cadáveres por todas partes'

La organización Médicos sin Fronteras  calificó de 'caótica' la situación que se vive en Haití y aseguró que el sistema sanitario del país está 'colapsado'.

En un comunicado emitido en México, esta organización difundido el testimonio de Stefano Zannini, uno de los jefes de misión de esta ONG en Haití, quien explicó que muchos hospitales están dañados e informó que 'hay cadáveres por todas partes'.

Zannini añadió que gran parte de la ciudad está sin electricidad ni teléfono.

'La gente se reúne en las calles, enciende fogatas e intenta ayudar a sus vecinos. Cuando la gente ve el logotipo de Médicos Sin Fronteras, corre a solicitarme ayuda, quieren que vea a sus familiares y vecinos. Hay una enorme solidaridad entre la gente', señaló.

Otro coordinador de esta ONG en Haití, Hans Van Dillen, aseguró que  'hay cientos de miles de personas durmiendo en las calles'.

Van Dillen explicó que los heridos presentan fracturas expuestas, lesiones craneales y quemaduras y se lamentó de que el mayor problema es 'no poder referir a los pacientes a otros centros de salud para cirugías más complejas'.

En el comunicado se detalla que la clínica Martissant fue evacuada por los graves daños sufridos tras los cuales se instaló una carpa en el exterior que atendió por lo menos 350 consultas durante la noche, principalmente fracturas y quemaduras producidas por explosiones de gas en edificios colapsados.


Una bumanguesa sobrevivió al terremoto

ÁNGELA CASTRO ARIZA

acastro@vanguardia.com

Las horas pasaban sin noticias. La familia de Claudia Pérez y Jorge Arenas, una pareja de esposos que hace cuatro años vive en Puerto Príncipe junto a sus hijos, se aferraba al computador y el televisor para conocer cualquier novedad que diera algún indicio sobre su paradero.

Hasta cuando Claudia pudo comunicarse, vía celular, con su mamá, quien reside en Bucaramanga, la angustia cesó. Eran las 6:30 a.m. de ayer, un día después de que un poderoso terremoto de 7,0 grados sembró la muerte y la desolación en Haití, el país más pobre de América.

Fue una suerte que Claudia pudiera contactarse con los suyos, ya que las comunicaciones colapsaron en la isla tras la devastación provocada por el movimiento telúrico, el peor en 200 años.

La comunicación, aunque corta, bastó para que todos sus familiares respiraran aliviados, comenta a Vanguardia Liberal María Eugenia Caballero, segunda esposa del padre de Claudia, una bumanguesa de 38 años cuyo esposo trabaja como empleado de la misión de la ONU en la capital haitiana, epicentro del sismo de 7,0 grados.

Pero otros 14 compañeros de Jorge Arenas, un bogotano de 42 años, no corrieron con la misma suerte, luego de que dejaran sus vidas bajo los escombros de la sede general en Puerto Príncipe.

Embargada por la emoción y el júbilo, afirma que es un milagro que se encuentren sanos y sanos ante semejante catástrofe que ya deja más de 100 mil muertos. Según conoció María Eugenia, Claudia le expresó a su mamá que lo pasó allá es inimaginable.

Esta bumanguesa y su marido son dos de los 400 colombianos que residen en Haití, según registros oficiales.

María Eugenia Caballero comenta que lo más probable es que Claudia y sus pequeños hijos regresen a Colombia por seguridad. Mientras se espera su regreso a casa, la dimensión de la tragedia apenas sale a flote.


'Una horrible tragedia'

Uno de los reportes más estremecedores del terremoto en Haití provino de Troy Livesay, que envió información al mundo por medio de se blog: livesayhaiti.blogspot.com.

Livesay brindó una serie de mensajes en su dirección de Twitter, @troylivesay, y en su blog. Vanguardia Liberal presenta algunos:

'Acabamos de experimentar un importante terremoto aquí en Puerto Príncipe, las paredes están cayendo. Estamos todos bien. Recen por los que están en los barrios de chabolas', fue su primer mensaje.

Le siguió poco después: 'Para los que no lo saben: Haití no hace respetar los códigos de la construcción'.

Al recorrer Puerto Príncipe más tarde, Livesay indicó: 'Vimos unos cuantos cuerpos que fueron sacados de los escombros muertos en las aceras... muchos otros heridos'.

Por la noche, escribió: 'Grupos religiosos cantan en toda la ciudad, toda la noche de oración. Es un sonido hermoso en medio de una horrible tragedia. Las réplicas continuaron toda la noche', indicó.

'El sol se puso poco después del gran terremoto. Salió ahora. Está inquietantemente silencioso', expresó ayer.


'Espero que mi mamá se haya salvado'

Un desfile incesante de haitianos llegó ayer con rostros de desesperación a buscar noticias de sus familiares en una iglesia católica de Little Haití, en Miami, EU, donde lloran y rezan para que el terremoto en ese país haya dejado vivos a quienes más quieren.

'Espero que mi mamá se haya salvado. Está en el peor lugar del desastre, todo está destruido. No puedo creerlo', aseguró Roudeline Jason.

La mujer no tiene consuelo. Dice que vio por televisión imágenes de cómo está Carrefour, el pueblo donde vive toda su familia, y teme que todos estén muertos. Con las líneas telefónicas caídas y sin ninguna comunicación lo que reina es la incertidumbre y la angustia de esperar.

'No tengo a nadie en Estados Unidos. Hace dos años me vine a Miami con mi marido y mis dos niños y dejé a todos allá', cuenta Roudeline, que espera de alguna forma enterarse qué paso con su madre, Elcie Barthold.

Su amiga Nathalie Dorzelma trata de calmarla y le pide que tenga fe.

Nathelie esta más tranquila desde que se enteró por una radio que su madre y sus hermanos estén bien.

'Todo quedó destruido. La casa de mis padres se derrumbó, pero están bien. Ahora están esperando ayuda en una iglesia', contó

El padre Jean Marie Reginald está a cargo de la iglesia Nuestra Señora de Haití y trata de dar tranquilidad a quienes llegan desesperados en busca de alguna respuesta.

'La gente sabe que esto es una catástrofe, todos lloran. Yo les pido que mantengan su fe y recen por sus familias', dijo Reginald.

Los haitianos residentes en Estados Unidos superan el millón, de los que más de 200 mil viven en el estado de Florida, sin contabilizar a los indocumentados.


'Se oyen gritos de socorro'

La cooperante italiana de la Asociación de Voluntarios para el Servicio Internacional, Fiammetta Cappellini relató 'un panorama devastador' en Puerto Príncipe

'Desde los escombros se oyen gritos de socorro de los que están atrapados y los familiares se desesperan por la impotencia', relata.

'Los edificios más importantes han desaparecido, bloques enteros de varios pisos están en el suelo y un supermercado muy conocido, reducido a ruinas', explicó Fiammetta Cappellini.

'Nada más producirse, por las calles vagaban personas presas del pánico y de la histeria, heridos buscando ayuda, había luces de alta potencia colocadas para poder llevar a cabo las actividades de rescate y todos los efectivos de la misión de estabilización de la ONU en el país movilizados para ayudar, aunque sus mismos trabajadores habían sufrido daños graves'.

'Todo temblaba, era como un baile, la gente salía de los vehículos, corría y gritaba', aseguró un testigo a la agencia de noticias EFE, quien aseguró que vio un carretera 'abrirse por la mitad' ante sus ojos.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad